Sucesos

Baja deshonrosa a policía "amistoso"


OCOTAL, NUEVA SEGOVIA -Por “codearse”, presuntamente, con delincuentes, consumidores de drogas y mostrar un comportamiento indisciplinado, fue dado de baja deshonrosa el policía Lorenzo Obando Sánchez, que integraba el equipo de Investigación de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) departamental.
Se conoció que Asuntos Internos de la Policía resolvió la purga del gendarme por una supuesta balacera que éste --en estado de ebriedad-- habría escenificado con una patrulla en agosto pasado, en un barrio de esta ciudad, y una bolsita plástica con polvillo de coca encontrada en la tina de la patrulla en septiembre complicó la situación del agente, al que detuvieron en estado de ebriedad.
Bebía cerveza en la patrulla
Además, según el comisionado Héctor Zelaya, la jefatura recibía llamadas de algunos ciudadanos, que informaban “ver que desde una patrulla se lanzaban latas de cerveza. Lo que es contradictorio con los principios y valores de la Policía”. Eran detalles relacionados con el policía dado de baja.
Añadió que el agente tomaba la patrulla y la ocupaba para acompañarse de particulares de dudosa reputación, lo que era intolerable por cuanto “iba en detrimento de la imagen de la institución”.
“A él se le comunicó la resolución y se le hizo ver, de acuerdo a nuestro reglamento interno, su derecho a apelación, y se le pagó normal su salario”, indicó el alto jefe policial.
Se supo que Obando Sánchez estaba al frente de las investigaciones de dos asaltos de camino ocurridos recientemente entre Mozonte y San Fernando, sobre la vía que conduce a Jalapa, donde los ocupantes de dos vehículos, fueron intimidados para entregar más de 36 mil córdobas.
Una relación confusa
Una fuente policial dijo a EL NUEVO DIARIO que sospechaban que el agente defenestrado estaba asociado con delincuentes, aunque no sabían si eran los actores de esos atracos.
Rechaza cargos
Por su parte, el policía --ahora en la vida civil-- refutó tales señalamientos. “Esos asaltos yo los tenía esclarecidos y había identificado al cabecilla de la banda (omitió su nombre), quien me había confesado todo sobre los robos”.
Agregó que andando con el delincuente en un barrio de esta ciudad vio cuando éste se metió a una casa a comprar droga para consumir. Llamó por radio a sus colegas antidrogas para informar del delito y tomar in fraganti al expendedor, “pero me dijeron que mejor le diera confianza”.
Dijo sentirse ofendido por los jefes de la Policía por lo que se ha dicho en los medios locales sobre su persona.
No obstante, el subcomisionado Ricardo Jiménez, jefe de la DAJ departamental, al valorar la actitud de un policía ante un delito in fraganti, dijo no puede hacerse de la “vista gorda”. “Inmediatamente actúa, como es su deber”. Sobre los asaltos referidos, dijo que éstos siguen en proceso de investigación y que en un determinado momento iban a informar sus conclusiones.