Sucesos

Increíble atrocidad contra

* Reconocido personaje de Las Minas recibió 52 puñaladas cuando descansaba en hamaca * Hechor es su propio mozo, con quien sostuvo una fuerte discusión al calor de los tragos

LAS MINAS, RAAN -Los actos sangrientos en los que de por medio está el licor, parecen no tener fin en Las Minas, donde una vez más se ha registrado un asesinato, que debe tipificarse como atroz, por la excesiva violencia aplicada contra Pedro Sevilla Ríos, de 61 años, a quien le asestaron un total de 52 apuñaladas en el cuello, pecho, abdomen y piernas, la noche del domingo último, cuando la víctima descansaba en una hamaca, que está colgada dentro de su casa, ubicada en la comarca Wasminona 1, once kilómetros al noreste de Rosita, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.
Los familiares y las investigaciones policiales señalan a Ramiro Montenegro García, de unos 50 años, como el presunto asesino de Pedro Sevilla, a quien los amigos llamaban cariñosamente “Barba Azul", y así era reconocido en Las Minas.
Empleado ebrio, hay que tener cuidado
Según la Policía, el señalado autor de las 52 puñaladas laboraba para el afectado como mozo, aunque el trato era más bien de "amigo", y prueba de ello es que seis horas antes de acaecer el hecho sangriento, patrón y trabajador disfrutaban de la fresca tarde del domingo, con licor y anécdotas chistosas de la vida, en la casa vecina de Roberto Sevilla Hernández.
Pero cuando los efectos del guaro afloraron, se acercó en el lugar Ernesto Sevilla Díaz, de 18 años, quien fue reprendido en tono fuerte por su progenitor, Pedro Sevilla Ríos, por su actuación indebida.
Lo que ha sabido la Policía es que la llamada de atención hecha por "Barba Azul" a su hijo mayor, extrañamente no fue del agrado de Ramiro Montenegro, quien en estado de ebriedad y sin derecho alguno, abogó por el muchacho, al punto que se originó una discusión entre el hoy difunto y el presunto victimario, porque éste reclamó las palabras de su patrón.
Amenazas
La discusión subió de tono, y cuando los dos hombres procuraban enfrentarse a golpes, inmediatamente fueron separados por el joven Ernesto Sevilla y Juana Bravo Obando, cocinera de la familia.
Y cuando todo indicaba que los acalorados insultos e intentos de pleitos no pasaban a más, Montenegro se transformó en un iracundo incontrolable que, incluso, amenazó de muerte a "Barba Azul", supo la Policía.
La mejor decisión de Ernesto Sevilla (hijo del ahora difunto), que se encontraba en la escena del altercado, fue de trasladar a la casa, a su progenitor, a quien acostaron en una hamaca, para descansar y así enderezarle el razonamiento.
Los pormenores del caso precisan que a eso de las ocho de la noche del domingo, la familia dejó solo a "Barba Azul" en la hamaca, porque necesitaban glorificar a Dios, y para fortalecer la fe, visitaron una iglesia cercana.
Fue hasta un poco más de una hora después, que la familia regresó a casa, donde al instante supieron que algo macabro había ocurrido, porque encontraron una cobija blanca con manchas rojas sobre el cuerpo de Pedro Sevilla, que aún se encontraba en la hamaca. Y efectivamente, cuando lo descobijaron se encontraron con el cuerpo sin vida y perforado de 52 puñaladas, de las cuales dos fueron propinadas en el cuello.
Para entonces, el sospechoso trabajador ya había desaparecido del lugar, y tampoco apareció en la mañana siguiente, menos el filoso puñal, que mantenía en su costado izquierdo, y con el que se presume asesinó al popular "Barba Azul", un ex minero, güirisero y agricultor de Rosita.
La víctima fue sepultada la tarde del martes en Rosita, mientras que el supuesto criminal no había sido capturado, aunque con su identificación facilitará el lazo policial, vaticina la Policía de Las Minas.