Sucesos

Homicidio con sabor a licor

* Jovencito, en estado de ebriedad, enfrentó y acabó con su “amigo del alma” * Víctima quiso estrenar su navaja, pero dos disparos fueron más rápidos

LAS MINAS, RAAN
Manuel Antonio Moreno Gonzáles, de 38 años, es otra persona que se agrega a la extensa lista de víctimas de la incontrolable violencia que sacude los cuatro puntos cardinales del país, al resultar perforado en la zona torácica por dos disparos que presuntamente le realizó un jovencito identificado sólo como Miguel Téllez, de 18 años, cuando víctima y hechor discutían asuntos de borracheras, en la cantina conocida como “La Capitana”, en el caserío de Santa Rita, jurisdicción de Siuna, en la RAAN.
La Policía aún no ha encontrado los motivos por los cuales se originó el hecho sangriento. Lo que sí sabe es que el hoy occiso y el victimario eran dos “buenos amigos”, que disfrutaban de varias medias de guaro en “La Capitana”, al punto que en la mesa de tragos, el muchacho y el adulto hasta se abrazaban y se besaban en señal de afianzar la buena amistad que los caracterizaba.
Termina amistad con crimen
Sólo que al calor de los tragos, el “amiguismo” se disipó, porque se suscitó una fuerte discusión entre los dos “camaradas”, y cuando los puños sonaron en la mesa de tragos, la víctima sacó de su costado izquierdo una filosa navaja, que acababa de comprar, e intentó rebanar a Miguel Téllez, quien inmediatamente desenfundó su revólver calibre 22 y le propinó dos balazos en el pecho.
La muerte de Manuel Antonio Moreno Gonzáles fue instantánea, y el hechor, después de corroborar su “obra”, prefirió huir por el norte de las montañas de Santa Rita, donde se dice que la vida no vale nada, porque cualquiera lo invita a trenzarse a las balas o a los machetazos por puras ganas de matar, por lo que la gente lo ve como un asunto un tanto normal.