Sucesos

Hallan dos fetos

* Estaban en un vaso, flotando en un líquido, y sepultados a flor de tierra en el patio de una cuartería

Orlando Barrios

En el patio de una cuartería del barrio “Francisco Meza” fue encontrado enterrado un frasco de vidrio que contenía los fetos menudos, al parecer de una parejita de gemelos.
La noticia escandalizó y conmovió a los curiosos, que se acercaron al patio de la vivienda del zapatero Javier Cresencio Martínez, quien supuestamente había autorizado a Róger Barrera, vecino, para que excavara para ubicar el tubo de agua potable y llevar el servicio a su hogar.
María Antonia Balmaceda, esposa de Róger, comenzó a cavar con una pala, cuando de pronto sintió que algo se había quebrado y observó que la tierra estaba mojada. “Con la misma pala saqué el frasco quebrado y vi que había dos fetos, y le echamos agua para ver qué sexo tenían”, dijo la mujer.
Sorprendidos, los vecinos llamaron a la Policía, cuyos agentes iniciaron las investigaciones y a la vez coordinaron con el Instituto de Medicina Legal, para que trasladaran los fetos a la morgue.
A los dos cuerpecitos se les efectuará la autopsia para determinar en qué circunstancias y a qué hora fallecieron.
En la cuartería, situada de la Radio Ondas de Luz tres cuadras y media arriba, se rumoró que iban a investigar a las mujeres de la cuadra, y María Antonia dijo que no había problema porque ella ya se había sometido a la operación de esterilización. “Si me van a revisar, que sea una mujer”, agregó, como dispuesta a demostrar que no era ella la madre de las criaturas.