Sucesos

Entonces ¿quién mató al holandés?

* Policía liberó al único sospechoso por su coartada

RIVAS -Jairo Alejandro López Mejía, de 38 años, principal sospechoso del crimen del inversionista holandés Herman Johannes Maria Vis, quedó en libertad la tarde del domingo, tras conocerse que la Fiscalía decidió no acusarlo por falta de méritos, por lo que el misterio del asesinato del extranjero aún queda por esclarecerse.
López Mejía se entregó a la Policía la noche del viernes, al enterarse a través de los medios de comunicación que él era el principal sospechoso del crimen, ocurrido la noche del domingo 25 de septiembre en el bar "El Arbolito", del municipio de Rivas.
Fuentes ligadas a la víctima indicaron que el sospechoso quedó en libertad al manifestar que el día del crimen él se despidió del holandés en Nejapa, y que posteriormente éste se dirigió solo a Rivas a bordo de su jeep, por lo que desconoce lo que ocurrió en el trayecto.
Ese mismo día López Mejía no acompañó a su patrón (el holandés) porque tenía que cumplir con un compromiso como escolta de una funcionaria europea.
La fuente agregó que en la coartada de Mejía López éste señaló que después de despedirse del holandés en Nejapa, salió a cumplir con su trabajo como escolta de la funcionaria europea al municipio de San Jorge, donde tomaron un yate rumbo a la Isla de Ometepe y el lunes 26 de septiembre regresaron a Managua por el puerto de Granada, por lo que alega que no tuvo que ver nada en el crimen.
No obstante se conoció que existe un testigo que puede dar fe de que Mejía López viajaba a eso de las cinco de la tarde con la víctima en su jeep Wrangler, blanco, por lo que dicha versión podría ser clave para esclarecer el crimen. A la vez se conoció que el Ministerio Público solicitó a la Policía ampliar las investigaciones que sustenten la acusación.
López Mejía se exime del crimen al señalar que él no tenía razón alguna para asesinarlo, ya que más bien dice que el ganaba 180 dólares por día, cantidad que ahora dejará de percibir.
Finalmente se conoció que el sospechoso tenía residuos de nitrato en sus manos, pero él se defendió alegando que efectivamente ha realizado disparos con su Makarov 9 milímetros legalmente autorizada, por lo que el caso se complica.