Sucesos

Como adulto responderá por sus últimas fechorías

* Se le acabó la “suerte” a jovencito que violó y agredió a su mujer adolescente

Lizbeth García

El Instituto de Medicina Legal determinó que César Homero Martínez Leiva tiene una edad biológica superior a los 18 años, por lo que la juez Cuarto Penal de Audiencias, Marta Martínez, determinó que el acusado deberá enfrentar los cargos de violación y amenazas de muerte como adulto en los tribunales comunes, delante de los miembros de un tribunal de jurados.
Martínez había solicitado ser remitido ante un juez para menores porque supuestamente aún le faltaban seis meses para cumplir los 18 años, por lo que la judicial solicitó un informe al Registro Civil de las Personas y ordenó una valoración forense que reveló que el acusado no es un niño.
También es parricida
Tres años atrás, Martínez Leiva logró librarse del cargo de parricidio en perjuicio de su propio padre gracias a su minoría de edad, argumento que esta vez no le sirvió de nada, aunque vale decir que aún está pendiente el informe del Registro Civil de las Personas sobre la edad del acusado.
Por el momento Martínez Leiva fue remitido ante el juez Cuarto Penal de Juicio, quien este 25 de octubre celebrará el juicio oral y público.
Mientras llega la fecha, el imputado deberá permanecer bajo prisión preventiva porque del intercambio de información y pruebas se desprende que él es con probabilidad el autor de los crímenes que la Fiscalía le achaca.
La acusación que el Ministerio Público presentó indica que el 22 de septiembre, en el barrio “Hugo Chávez”, el acusado agredió sin razón alguna a su compañera de vida, de 16 años, en la sala de la casa.
Presuntamente después la llevó a la cocina y al cuarto para seguirla golpeando al tiempo que la amenazaba de muerte.
La Fiscalía dice que después el acusado se fue a bañar para ir a vender un celular y al salir la obligó tener sexo oral con él bajo amenazas. Luego le ordenó que lo vistiera, pero como la víctima le colocó mal uno de los calcetines, le propinó varios puntapiés en la cabeza y la amenazó con matarla y arrancarle los dientes.