Sucesos

Deja llorando a futuros difuntos


— EDWIN SOMARRIBA —

El tesorero de la Asociación Fúnebre Santa María, del barrio Monimbó, de pronto abandonó su cargo y desapareció del sector, sin entregar cuenta de los ingresos y egresos. ;


Sospechando algo Ťturbioť en tan repentina desaparición, varios socios examinaron los libros contables y verificaron que hay un déficit de cinco mil 230 córdobas. ;


Don Edgard Espinoza Delgado, miembro de la Asociación Fúnebre, denunció ante la Policía Nacional que el seńor Jairo Ramírez Cruz abandonó sin explicación su cargo, por lo que es el único sospechoso de la pérdida.;


Supuestamente el seńalado ya fue ubicado por los socios y habría aceptado que utilizó el dinero para su beneficio. Ahora le quedan sólo dos caminos: La cárcel, para responder al proceso, o devolver la suma defraudada. ;


Este tipo de Asociación Fúnebre es común en localidades pequeńas, donde los vecinos pagan una especie de seguro para garantizarse su ataúd y los de sus familiares más cercanos, a cambio de pequeńas cuotas entregadas a lo largo de varios ańos. ;


ŤPEDRONť OFENDE Y AGREDE;


En otro orden, pero siempre en Monimbó, un hombre denunció que fue ofendido y luego agredido por dos sujetos, cuando se estacionaba con su vehículo de la iglesia Magdalena 25 varas al Sur y 25 al Este. Los agresores se largaron tranquilamente, sin que la víctima supiera por qué habían actuado violentamente en su contra. ;


El seńor José Román Dávila, de 45 ańos, es el afectado que recurrió a la Policía de Masaya, para denunciar la agresión. Seńaló a un tipo al que solamente conoce como ŤPedrónť, residente en Monimbó, el que habría estado completamente borracho al momento del ataque.