Sucesos

Anciano celoso debe seguir preso


— RAFAEL LARA —

Dos balazos en la cabeza le propinó su marido y al ver que ella aún estaba viva, la golpeó con la cacha de la pistola, hasta quebrarle tres dedos, sin embargo al acusado, de 76 ańos, podrían darle casa por cárcel, con el beneficio legal conocido como valetudinario, contemplado para las personas en edad avanzada e infractores de la ley.;


La denuncia fue recibida en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), donde la sobreviviente, Rosario López Gómez, de 48 ańos, relató el homicidio frustrado que ejecutó en su contra su marido, Jorge Gonzalo López Pulido, de 76 ańos, supuestamente motivado por los celos.;


Según dońa Rosario, propietaria del bar ŤEl Canosoť, ubicado en el reparto San Rafael, al frente del balneario El Trapiche, hace tres meses Jorge le había propinado una paliza, tras acusarla de tener un romance con otro hombre, por lo cual él fue a parar a la cárcel, no sin antes sentenciarla Ťcuando salga de las rejas, te matoť.;


VOLVIO RAPIDO;


El anciano Jorge, un ex camionero, cuya actual ocupación era estar acostado en una hamaca, salió de prisión y regresó sin novedad a la casa, hasta el mediodía del 18 de octubre, cuando trató de cumplir su mortal promesa.;


ŤYo estaba amarrando nacatamales con una seńora que trabaja para mí, cuando llegó Jorge diciendo: -Buenos días-. Repentinamente, tras de mí sacó un revólver 38 y apuntándome a la cabeza dijo que me mataríať, asegura dońa Rosario, quien recibió dos impactos de bala prácticamente a quemarropa.;


A pesar de esto, ella no se desmayó, porque los disparos entraron a un costado, golpeándole el cráneo, pero sin dańarle la masa encefálica. Dońa Rosario, sorprendida y sintiendo la espalda húmeda de sangre, se volteó y le dijo Ťcómo se te ocurre hacerme esto. Dispararle a una mujer indefensa por la espalda. Andá, matame de frente, porque no quiero quedar tirada en una camať.;


SEGUNDO INTENTO FALLIDO;


Jorge entonces puso el revólver en el pecho de Dońa Rosario y accionó el arma, pero milagrosamente el proyectil no disparó. Con toda la furia del frustrado homicida, agarró el arma como si fuera un martillo y comenzó a golpearla en la cabeza. Ella trató de cubrirse con las manos, pero la fuerza del furibundo anciano le quebró tres dedos.;


Una de sus hijas, al ver la acción violenta, corrió a casa de su hermano, quien se aprestó a ayudar a su madre. Cuando llegó, ordenó a su padre que no siguiera golpeándola, teniendo por contestación: ¿Querés morir con ella? Con pláticas y engańos trató de calmarlo, distanciando a su padre de su madre ensangrentada, quien logró huir.;


Ese mismo día, el anciano Jorge fue detenido y encarcelado, pero dońa Rosario teme que por su edad, sea beneficiado como valetudinario, término que cubre a los mayores de 70 ańos y que padecen deficiencias psicomotoras.;


Según el doctor Norwin Solano, abogado del CENIDH, se comunicaron con el doctor Sergio Pérez, juez Unico de Distrito del Crimen de Tipitapa, quien comentó que había la posibilidad de que la persona acusada fuera cubierta por ese beneficio, sin embargo valorará si éste puede gozar o no de esa bondad de la ley, esto de acuerdo con el estado del acusado.;


Por su parte, el doctor Solano dijo que de acuerdo a las pruebas presentadas, Jorge López es una persona no sólo con capacidad física, sino también alguien de alta peligrosidad, tanto para su esposa como para sus hijos, a los que también amenazó de muerte, por lo que sería ilógico regresar al hechor a la casa de sus víctimas.;


Finalmente seńaló que el CENIDH le dará seguimiento al caso para que la víctima tenga acceso a la justicia y se evite una desgracia mayor.