Sexualidad

Problemas de excitación


— —

El fenómeno fisiológico predominante en la fase de excitación es la vasocongestión, cuyas manifestaciones son: Lubricación vaginal. Erección. ;

;
Generalmente la disminución o ausencia de la excitación es la que genera algún grado de molestia en la persona o en su pareja y se convierte en motivo de consulta con un profesional de la salud. ;

;
La disminución de la excitación o su ausencia es el problema más frecuente que se da en la mujer. Se caracteriza por el fracaso de las respuestas fisiológicas que ocurren cuando una mujer se encuentra excitada (lubricación, tumefacción vaginal, tensión muscular, alteraciones respiratorias, etc.). ;

;
La ausencia o disminución de la fase de excitación no suele darse sola o de manera aislada, casi siempre es acompańada de una falta de deseo sexual y a veces puede provocar que la mujer, al no verse excitada, sea incapaz de alcanzar un orgasmo. ;

;
El decremento de la excitación producirá ausencia o deficiencia de lubricación vaginal, es decir, incompetencia eréctil. ;

;
Las personas que ven disminuida su capacidad para excitarse puede deberse a que exista algún problema o lesión que influya en la vasodilatación y la vasocongestión (lo que origina la lubricación en la mujer y la erección en el hombre).;

;


Estimular sentidos;

;
O como resultado del proceso degenerativo de algunas enfermedades como la Diabetes mellitus, en donde las mujeres presentan una disminución en la lubricación y los hombres erecciones menos firmes, lo cual no debe ser un impedimento para el disfrute de la actividad sexual. ;

;
Cuando se ha realizado la valoración física y las estructuras no se encuentran lesionadas, el origen será de índole psicológico o emocional. Los factores predominantes son el temor al desempeńo, temor al rechazo, la baja autoestima, problemas de pareja, rencor, estrés, incomprensión, depresión, etc. ;

;
La excitación sexual se puede desencadenar por un sinnúmero de mecanismos que estimulen cualquiera de nuestros sentidos y van en relación directa con las experiencias vividas, el estado de ánimo, la persona con la que convivimos e interactuamos sexualmente. ;

;
Los estímulos que “disparan” la excitación pueden ser lo que vemos o a quien vemos, lo que sentimos, lo que escuchamos, lo que olemos; estos estímulos están relacionados con las personas o cosas que nos producen esas sensaciones, las cuales desencadenan una respuesta fisiológica tanto en el hombre como en la mujer. ;

;
En el hombre se produce la seńal más visible que es la erección peneana, y ésta se produce fundamentalmente por un cambio en la circulación arterial y venosa, en respuesta a un estímulo nervioso que a su vez fue generado por un estímulo visual, auditivo, corporal o táctil. ;

;
Los jóvenes tienden a excitarse de manera más rápida que las personas de mayor edad, que requieren de mayor estímulo para lograrla, sin que esto sea un hecho patológico. ;

;
La importancia del juego erótico;

;
Durante el juego erótico, la excitación puede disminuir o incluso perderse, pero esto es parte de la respuesta normal; ahora, si esto se produce con mayor frecuencia e impide tener una vida sexual activa y satisfactoria, debe ser revisado por un sexólogo clínico. ;

;
La excitación en la mujer se nota fisiológicamente por el incremento de flujo sanguíneo a nivel pélvico, que produce una vasodilatación en las paredes de la vagina y se produciría mayor lubricación vaginal. ;

;
Los genitales externos se hinchan, sobre todo es notorio en los labios mayores y menores de la vagina. En el clítoris se produce una erección progresiva. ;

;
La estimulación del clítoris resulta excitante, sin embargo en los estudios se ha establecido que la mayoría de las mujeres no lo disfruta si no ha comenzado previamente el juego erótico (besos, caricias en todo el cuerpo, palabras amorosos y excitantes, abrazos, etc.).;

;
El estímulo vigoroso del clítoris puede producir incluso dolor; es por ello que se recomienda la estimulación paulatina y con aproximaciones hacia llegar al clítoris. En las mamas (pechos) se producen aumento de tamańo y erección de los pezones. ;

;
También hay aumento del ritmo cardíaco, de la presión arterial y del tono neuromuscular en general, así como la mayor coloración de la cara y el aumento de la temperatura corporal. ;

;