Salud y Sexualidad

CARICIAS para enloquecer a tu chico


Sayali Baca

Las caricias nunca están de más para un hombre, pero hay quienes se resisten a ser consentidos durante una relación, ya sea frente a los amigos, hijos y demás familiares, por su condición de machos, pero en la intimidad esto pasa a ser lo más apetecible y lujurioso.
Una caricia por aquí, otra por allá, “un poco más abajo”, “más”, “más”, “ahí” son las típicas frases que suelen decirse al momento en que los mimos se hacen presente en la intimidad, con una voz cargada de gemidos, susurros y gestos placenteros en la mayoría de los casos.
“Conocer nuestro mapa erótico” debe ser una de las piezas más importantes, para conocer todas las partes del cuerpo que nos proporcionan placer, tanto a nosotros como nuestra pareja con quien derrocharemos parte de nuestras energías bajo las sábanas, dijo Magaly Quintana, especialista en temas de sexualidad del Centro IPAS.
Una vez que detectamos las zonas que más nos erizan los pelos y compartimos bajo una buena comunicación a nuestra pareja, según Quintana, podemos esperar todo tipo de caricias sin miedo, ni complejos más que el de despertar el placer en zonas como el pecho, pene específicamente en el glande, en el caso del hombre.
El glande es a lo que comúnmente se le dice la cabeza o la punta del pene, el cual es la parte más gruesa del cuerpo del pene. “Es importante acariciar el glande dado que este es la parte que más produce excitación en el cuerpo de nuestro chico y lleva a la pareja a culminar con una buena relación sexual acompañada de un buen orgasmo”, enfatizó Quintana.
El papel de las caricias tiene que ver con la capacidad y el aprendizaje que cada uno tenga con la pareja y por supuesto, de poder expresarlo con estimulaciones en diversas partes, de las que más queremos produzcan placer, la complacencia sexual mutua, afirmó la experta.
El preámbulo fundamental para tener una relación sexual exitosa con nuestra pareja está en las caricias y por supuesto, en las zonas más apetecibles, porque sin duda la penetración no lo es todo para llegar al orgasmo y es algo que debemos romper dentro del cuadro de la cultura sexual, expresó la especialista.

Dentro del erotismo, cada persona siente y pide las caricias según su menú y mapa erótico corporal, dado que la estimulación corresponde nada más a las personas involucradas sexualmente, por ejemplo, algunos hombres gustan que sus parejas los acaricien con la lengua, otros con los labios o sólo con la manos y hay quienes con un poco de las tres, especificó. Por razones como esta la comunicación debe ser fluida, sin tabúes, para tener la confianza de pedir y recibir todo lo que nuestro cuerpo necesite en una noche llena de lujuria.
Pero si bien es cierto no todos los hombres gustan de ser acariciados o mimados en público, sí. mueren por recibir estos estímulos cuando sus cuerpos se encienden producto de esas hormonas que piden a gritos “Quiero Sexo”, como los siguientes argumentos:
Silvio es el nombre ficticio de quien compartió para el suplemento su opinión respecto a la estimulación del cuerpo. “No es mi caso sentirme incómodo al recibir caricias de mi pareja en público y menos si estoy solo con ella en nuestro lecho íntimo, donde fluye un derroche de estímulos placenteros que nos enloquece a ambos. Pero sí es verdad que generalmente hay hombres que se sienten ridículos y cursis si son apapachados delante de otras personas, por su condición de hombre machista o porque simplemente los envuelve la timidez”.
“Me encanta que mi mujer me bese y me dé pequeños mordiscos en el pene sobre todo en la puntita, que es la parte más sensible pero fulminante de la excitación. Siempre que entramos a calentar los cuerpos obviamente nos besamos constantemente y hablamos en susurros, ahí cuando indico donde quiero que me toque o bese, o la llevo de forma leve a esas partes que más emocionan …(ríe)”, sostuvo Alfredo. Y cuando se le preguntó si le gusta ser acariciado en público respondió, “no me gusta el exhibicionismo”.

Créditos
Magaly Quintana especialista en sexualidad del centro IPAS. Teléfono: 22771479

Tips
* Antes que nada debemos explorar nuestro cuerpo para encontrar las zonas que más nos llenan de placer, para luego compartirlo con nuestra pareja.
* Para gozar de la sexualidad no debe haber tabú, si no más bien una comunicación repleta de deseos para dar cabida al placer.
* Para estimular el pene puede jugar según su gusto, una vez que lo haya experimentado, de lo contrario sería conveniente que se entrelace con su pareja antes de tomar una decisión de cómo lo acariciará, ya sea con la lengua, boca, dientes, y manos.
* Debes usar mucho la imaginación para jugar con la estimulación, tanto tuya como la de tu pareja y poder sentirte la dueña del sexo.
* Puedes empezar la estimulación suave e ir subiendo de forma gradual hasta aumentar la temperatura de tu pareja y alcanzar un sexo exitoso lleno de orgasmo.