Salud y Sexualidad

Los matapasiones del sexo


Sayali Baca

Un sonido inoportuno, olores anormales, bromas fuera de lugar y hasta un amante inexperto pueden hacer que una velada ultra apasionada se transforme en una noche digna de ser olvidada.
Sin embargo, tampoco es motivo para suicidarse, pues estos pequeños incidentes durante el acto sexual, si bien afectan en el momento, no es algo que detenga en su totalidad el placer sexual. No debe perderse de vista que esto puede ocurrir por causas naturales o bien por repercusiones del pasado.
“Es normal que de vez en cuando tanto a hombres como a mujeres se les ponga el rostro del color de un tomate justamente cuando están en la posición más placentera, llenos de secreciones corporales, al momento de dar inicio al acto sexual, antes de eyacular o al dar inicio a la penetración, algún cólico, o, en el peor de los casos, falta de erección o excitación total; entonces el momento se ve afectado”, expresó la doctora Yadira Medrano, especialista en salud sexual y reproductiva de la UNAN.
Hay personas que tienen historias de incidentes dolorosos, los cuales muchas veces van conectados al desarrollo sexual, causan miedos y preocupaciones respecto al tema sexual o su funcionamiento meramente erótico”, continúa la especialista.
Al presentarse estos incidentes, la importancia radicará en el nivel de confianza que se tenga con la pareja. Para dar inicio a una vida placentera, las personas deben empezar a limpiarse de cualquier trauma sicológico, porque éstos siempre tienden a repercutir durante el sexo, ya sea casual o estable.

Aquí le comentamos algunos de esos incidentes matapasiones:

* La precipitación por penetrar hace que ambos no den crédito de lo bueno que es el sexo en su esplendor, por el sofoque y la poca experiencia de uno ellos.
* Presumir un orgasmo y ser sorprendido (a) de que es una mentira.
* Hay hombres que durante el sexo se les “duerme” su miembro reproductor, el cual muchas veces no se activa fácilmente.
* La falta de excitación en las parejas provoca una serie de momentos incómodos o vergonzosos, como cuando falta una erección.
* Mencionar el nombre de una mujer u hombre durante el hecho placentero.
* Los cólicos son típicos en las noches de lujurias, sobre todo cuando la temperatura se eleva y las posiciones cambian. Los gases o cólicos son esos incidentes que no se pueden controlar debido a que llegan sin avisar en la mayoría de los casos, ya sea durante una práctica oral o en una posición comprometedora estéticamente dentro del plano sexual.
* Las mordidas en las partes íntimas tanto del hombre, como de la mujer son actos que sonrojan y son provocados por la excitación incontrolable del momento.
* Los vellos púbicos con tamaños exagerados han causado traumas en algunas parejas, relacionándolo al desaseo personal.
* Quedarse dormido durante el acto sexual es típico en algunos hombres que andan bajo los efectos del alcohol.