Salud y Sexualidad

Siempre hay tiempo para hacer el amor


Si eres capaz de organizarte para hacer mil cosas diarias, también puedes encontrar un rato para hacer algo realmente placentero: sexo.
Después de un día agotador seguramente no estarás muy receptiva para hacer el amor. ¡Es una pena!
Una sesión de caricias y mimos, un buen orgasmo son realmente eficaces para relajarte y olvidarte de cualquier preocupación.
El sexo es una de las mejores terapias contra el estrés, incluso te hará dormir mejor. Aunque no consumas el acto, un rato a solas con tu pareja te ayudará a cargarte de energía y te predispondrá a hacer el amor, aunque sea al día siguiente.

Busca momentos y lugares
No se trata de convertir el sexo en una tarea más de tu agenda semanal, el componente de espontaneidad es esencial, pero tampoco está de más que “fuerces un poco” las cosas: busca todos los momentos libres que tengas durante la semana y procura dedicar una buena parte al sexo y a tu pareja.
Tampoco te vendría nada mal cambiar el escenario, o abrirse a probar nuevas cosas para no desperdiciar ocasiones.
Aunque lo más cómodo sea una cama, hacerlo de vez en cuando en el auto también tiene su encanto. ¿Has probado en el ascensor, en el garaje o en un parque por la noche? No necesitas mucho tiempo, ninguna planificación y seguramente todos se preguntarán por qué llegas al trabajo tan sonriente.
¿Por qué no quedarse a comer en casa durante la semana? Puedes olvidarte de la comida y hacer el amor. Luego puedes tomarte un bocadillo en el trabajo, seguro que te sabrá a gloria. ¿E ir a tomar algo después del trabajo? Llegarás a casa mucho más distendido y con ganas de jugar.
Sin duda, el fin de semana es tu gran aliado. Pásate la mañana del sábado en la cama retozando con tu pareja.
Cosmohispano.com