Salud y Sexualidad

Cáncer de ano


La frontera más visible del canal anal está formada por el extremo inferior de las válvulas anales, donde existen diversas mezclas de epitelios. La zona de transición es rojo púrpura y se extiende entre 1 a 2 cm, donde se une con la mucosa glandular del recto de color rosa. Esto es de suma importancia para el oncólogo, ya que algunos médicos generales reportan en sus endoscopías, lesiones de cáncer anal como de recto, pero ambas entidades patológicas son diferentes con un comportamiento biológico desigual, por lo que su tratamiento varía.
El cuerpo contiene cientos de millones de células vivas. Las normales crecen, se dividen y mueren de manera ordenada. Durante los primeros años de vida, las normales se dividen más rápido para que la persona permita crecer. Cuando se llega a la adultez, la mayoría de las células se dividen sólo para reemplazar a las desgastadas o que mueren.
El cáncer comienza cuando las células crecen fuera de control (células inmortales). Hay muchos tipos de cáncer, pero todos comienzan por descontrol del crecimiento normal de las células, lo que es diferente a las normales. En lugar de morir, continúan creciendo y forman más células anormales nuevas. También pueden invadir otros tejidos, lo que la célula normal no puede hacer. Estos dos aspectos son los que marcan la diferencia entre el cáncer y los tumores benignos.

Factores de riesgo
T El cáncer del ano es una malignidad poco común y representa sólo un pequeño porcentaje de todos los cánceres del tracto digestivo inferior. Por lo general, es una enfermedad curable. Los tres factores principales para su pronóstico son el sitio, tamaño y estado ganglionar.
T Entre los factores de riesgo destaca el tener más de 50 años de edad y ser portador del Virus del Papiloma Humano (VPH), que es el mismo virus que causa el cáncer cervical. Las mujeres con antecedentes de cáncer de cuello uterino (o pre-cáncer) tienen un riesgo mayor de cáncer anal.
T El VPH se transmite durante el contacto piel a piel con el área infectada. El VPH puede transmitirse durante el sexo -incluyendo el coito vaginal, anal y sexo oral- pero el sexo no tiene que ocurrir para que la infección se propague. Todo lo que se necesita es que haya contacto de piel a piel con un área del cuerpo infectada con el VPH. La infección por VPH parece ser capaz de transmitirse de una parte del cuerpo a otro - por ejemplo, la infección puede comenzar en los genitales y luego extenderse al ano. La única manera de prevenir completamente la infección por VPH genital, es no permitir el contacto con esas áreas.
T La infección por VPH es común y en la mayoría de los casos, el cuerpo la elimina por sí solo. Pero en otros ésta no desaparece y se vuelve crónica convirtiéndose en cáncer.
T Para los hombres los dos factores principales de mayor riesgo de una infección genital por VPH son la no circuncisión y el número de parejas sexuales. Los hombres circuncidados tienen menos posibilidades de contagiarse con el VPH. En las mujeres influye:
T Comenzar relaciones sexuales a temprana edad.
T Tener muchas parejas sexuales. Haber contado con más de cinco parejas sexuales en la vida, así como vivir con alguien promiscuo es de alto riesgo.
T Tener relaciones sexuales con hombres no circuncidados. Existe la teoría que la superficie del prepucio, que se elimina mediante la circuncisión, es más proclive a la infección por VPH. Sin embargo, los hombres con esta operación, pueden contraer el VPH y transmitirlo.
T Practicar sexo anal, especialmente en los menores de 30 años.
T Enrojecimiento, inflamación y malestar anal frecuentes.
T Presentar fístulas anales (aberturas anormales).
T Fumar.
T Virus de inmunodeficiencia humana (VIH).
T Disminución de la inmunidad. Las mayores tasas de cáncer anal se producen entre las personas con inmunidad reducida, como quienes han tenido un trasplante de órganos y deben tomar medicamentos que inhiban su sistema inmunológico.
T Los preservativos pueden proporcionar cierta protección contra el VPH, pero no previenen por completo, ya que no cubren todas las posibles áreas infectadas como la piel del área genital y anal.

Signos y detección
T Sangrado o hemorragia por el ano o recto
T Presencia de una masa cerca del ano
T Picazón o secreción por el ano
T Cambio en los hábitos intestinales (si las heces son duras y secas, como en caso de estreñimiento o acuosas como una diarrea).

Detección
T Para el diagnóstico se usan las siguientes pruebas:
T Examen Físico y antecedentes clínicos
T Examen digital del Recto (EDR)
T Anoscopia y proctoscopia
T Ecografía endoanal o endorrectal
T Biopsia
Existen ciertos factores que afectan el pronóstico o probabilidad de recuperación, así como las opciones de tratamiento. Lo primero depende del tamaño del tumor, lugar del ano donde está el tumor y si el cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos. Las opciones de tratamiento dependen de la etapa del cáncer, lugar del ano donde está el tumor, si se padece VIH y si aún queda cáncer después del tratamiento inicial o si el cáncer vuelve.
El tratamiento para el estadío 0 suele ser resección local. Las opciones de tratamiento para estadio Clínico I y II sin ganglios linfáticos infiltrados por cáncer son: Resección local, radioterapia de haz externo con quimioterapia o sin ella. Si queda cáncer después del tratamiento, se puede administrar quimioterapia y radioterapia adicionales para evitar la necesidad de una colostomía permanente.
También puede aplicarse una radioterapia interna, resección abdominoperineal que implica extirpación del ano y esfínteres con exteriorización del intestino grueso en la pared abdominal (colostomía permanente), si el cáncer permanece o vuelve después de la radioterapia y quimioterapia. Los pacientes que han recibido tratamiento para preservar el ano y sus esfínteres, deben realizarse exámenes de seguimiento cada tres meses durante los primeros dos años.

Para dudas o comentarios puede escribir a mperez@elnuevodiario.com.ni