Salud y Sexualidad

Los opuestos de los sexos

Basta quitarse la ropa para comprobar que hombres y mujeres no son iguales, sin embargo, las diferencias no sólo son físicas; el comportamiento, los pensamientos y la forma de amar son muy distintos entre un sexo y otro

Una de las principales características que distinguen a los géneros es la forma en que se relacionan con el mundo y se comunican con su pareja.
“Cuando el hombre necesita expresar algo se aísla, busca un espacio para él solo donde resolver sus asuntos”, sostuvo la psicóloga Walts.
En cambio, las mujeres, que son más emocionales, necesitan ser escuchadas y, cuando tienen un problema, buscan compañía.
Agregó que, en promedio, el hombre habla dos mil palabras al día, en tanto que las mujeres cuatro mil, lo que ocasiona que los primeros demanden privacidad y las segundas comprensión.
“Él se queja de que ella no para de hablar y de que no le da sus espacios; ella se queja de que él no la comprende y no le pone atención”.
“El hombre calla más sus problemas, pues cree que esa es la actitud que le corresponde; la mujer asume un rol en donde se expresa más, sin embargo, no dice las cosas de la casa, las cotidianas, ya que cree que éstas son una carga más para su pareja, en sí, él tampoco quisiera escucharlas”, subrayó.

De amor y de sexo
Sexualmente, las diferencias también son evidentes. Ellas tienen relaciones sexuales si están bien con su pareja, en cambio, ellos pueden tenerlas aún cuando están peleados e incluso sin que exista un lazo afectivo, pero ¿cuáles son las razones?
En el acto sexual la mujer produce en gran cantidad una hormona denominada oxitosina, y por ello, se siente muy apegada a su pareja y se involucra más.
“En sí, el hombre ata su corazón a través de la sexualidad, y la mujer necesita sentirse amada para tener relaciones sexuales”, aclaró.
“A la mujer se le ha enseñado a relacionar al sexo con el amor, y al hombre, al sexo con el placer”, declaró.
Una distinción más es que las mujeres aceptan con mayor facilidad cuando tienen un problema sexual, en cambio, a los hombres les cuesta más trabajo reconocerlo.
“La mujer es capaz de atender más detalles al mismo tiempo, puede pasar con mayor facilidad de un tema a otro y puede ser más específica que el hombre, y éstas son características con las que nacemos”.
“La naturaleza hizo estas diferencias para que nos complementáramos unos con otros”, señaló.
Pero hay quienes opinan todo lo contrario
Nacemos iguales, pero nos condicionan dependiendo nuestro sexo y nos hacen diferentes, las teorías biologistas que dicen que las mujeres sirven para ciertas cosas y los hombres para otras sólo forman prejuicios en las gentes que muchas veces les coartan su vocación y sus sentimientos.

Los unos y las otras
Durante mucho tiempo se pensó que hombres y mujeres tenían diferentes comportamientos y habilidades por una disposición natural. Recientemente, algunos especialistas aseguran que la cultura y la sociedad construyen roles para cada uno.

Polos opuestos ¿se atraen?
La diferencia de las principales características que distinguen a los géneros es la forma en que se relacionan con el mundo y se comunican con su pareja.
Hombre y mujer: él comunica para solucionar y ella para compartir, los conflictos más comunes que hay entre las parejas se deriven de estas diferencias.
Los roles: La mujer es capaz de atender más detalles al mismo tiempo, puede pasar con mayor facilidad de un tema a otro y puede ser más específica que el hombre, y éstas son características con las que nacemos.

Soloellas.com