Salud y Sexualidad

Prepárate para ir a una sala de emergencias


Generalmente nadie tiene planificado ir a la sala de emergencia por enfermedad o a causa de un accidente. Sin embargo, prepararse para este tipo de situaciones puede ayudarte a recibir una buena atención médica.
Las salas de emergencias atienden en promedio a más de 120 millones de pacientes al año, y la mayoría depende de historiales médicos de papel. Esto quiere decir que es posible que el médico que te atienda no cuente con tu historial médico. Por eso es importante estar preparado.
A continuación te presentamos algunos consejos en caso de que tengas que ir a una sala de emergencia:
* Ten contigo información sobre condiciones médicas o enfermedades de las cuales padeces, tales como del corazón, diabetes, cirugías o tratamientos que hayas recibido recientemente.
* Ten contigo información sobre los medicamentos que tomas, incluyendo medicamentos herbales, medicamentos con receta y las dosis. Es esencial que el personal de la sala de emergencia conozca los medicamentos que tomas y las cantidades, ya que ciertas interacciones entre medicamentos pueden ser mortales.
* Si tienes tiempo, carga tus medicamentos en una bolsa, o mantén una lista actualizada en tu billetera con la dosis de cada uno de ellos.
* Ten a la mano información sobre alergias o reacciones que pudieras tener a medicamentos, comidas o látex (material que se utiliza en materiales médicos, incluyendo guantes y cinta adhesiva).
* Carga el nombre y teléfono de tu médico de cabecera u otros especialistas. También los teléfonos de tus familiares o amigos cercanos que pudieran conocer tu historial médico en caso que tú no puedas comunicarlo.
Estar preparado para una visita a la sala de emergencia también puede ahorrarte dinero, dependiendo del plan de seguro médico que tengas. Por eso, familiarízate con tu póliza de seguro. Algunos planes requieren que solicites autorización previa para poder atenderte en la sala de emergencia, excepto si se trata de una urgencia donde tu vida corre peligro. Por esta razón, es importante que tengas a mano información completa y detallada. El mantener tu información, ya sea escrita en un papel o de forma electrónica, como en tu teléfono celular, puede ayudarte a recibir una atención médica segura y mejor, en caso de que se presente una emergencia.
También lleva contigo una tarjeta de identificación personal (como una licencia de manejar). Este es un documento legal que explica detalladamente cómo deseas recibir atención médica, inclusive cuando tu vida está llegando a su fin.
Salud.com