Salud y Sexualidad

Sexo oral, un océano de placer


Técnicamente, el acto de que una mujer use su boca o lengua sobre el pene de un hombre se le conoce como “felación”. El hecho de que un hombre use su boca o lengua sobre la vulva de una mujer se le conoce como “cunnilingus”. Estos son los nombres oficiales; éstos, ciertamente no transmiten mucho acerca de los puntos delicados y el placer envuelto al besar o chupar sobre esta área tan íntima.
El concepto de sexo oral es demasiado grande, tan grande como el océano del placer. El concepto es ardiente o frío, dependiendo a quién se le pregunte. Algunos hombres y mujeres lo consideran una ofensa inpronunciable e intolerable a la civilización. Otros, no consiguen obtener lo suficiente y vehementemente esperan la próxima oportunidad de ser partícipes en un encuentro sexual de este tipo.
Múltiples encuestas demuestran que a diferencia de lo que dicen las personas o no dicen públicamente, a muchas les agrada dar y recibir sexo oral. Aún en los estratos más conservadores, más de dos tercios de las mujeres entre 18 y 44 años afirman haber descubierto que recibir sexo oral es algo demasiado satisfactorio, y más del 80% de los hombres entre 18 y 44 años de edad puntualizan sentirse muy bien al llevarlo a cabo.
Los grupos de jóvenes menores de los 18 años aseguran que el hacer sexo oral a su pareja es un acto muy placentero. Muchas de las parejas de recién casados en los últimos 10 años dicen haber experimentado el sexo oral, al menos una vez.
Se puede concluir, en consecuencia que las personas en general lo disfrutan. ¿Tú lo disfrutas?
En cierta manera, el sexo oral resume algunos de los retos sexuales después de todo. Puede ser intimidante la primera vez. Tal vez se tenga que trabajar muy duro en contra de algunas actitudes profundamente arraigadas, y algunas emociones pueden demostrar la vulnerabilidad de tu propia posición y la de tu pareja.
Estas son algunas de las áreas primarias en donde tú y tu amante se pueden envolver juntos con la sábana blanca de la intimidad.
Como ya se ha dicho, no para muchos es bien vista esta práctica. El estar abierto a nuevas posibilidades, dispuesta (o) a aprender y comunicarse, así como estar completamente envuelto en la vida emocional de la pareja, se puede lograr en los terrenos del sexo oral.

Seis razones para practicar el sexo oral
Satisfacción. Primero que todo, no necesitas una razón particular para disfrutar del sexo oral, sino que ambas personas estén interesadas, esa es una razón suficiente. Sin embargo, hay otras razones que tal vez no hayan considerado, y posiblemente deseen considerar en un futuro.
Un hecho al que nos referiremos continuamente es que muchas mujeres absolutamente “aman” el tener la boca de un hombre en su clítoris, y en una menor exención, la lengua sobre su vagina.
Muchas mujeres consideran esta práctica como la perfecta en el juego previo al coito. De hecho, muchas mujeres consideran las sensaciones físicas de este acto mucho mejor que el propio coito.
Control de concepción. Para las parejas jóvenes (o aún maduras) que quieren evitar el embarazo, el sexo oral es una combinación estelar de un 100% de contracepción efectiva, junto con una gran carga de placer. Por supuesto, la obvia pretensión aquí es que el sexo es algo más que un acto reproductivo.
Después de dar a luz. Una vez más, dependiendo de las preferencias de la pareja, si ambos sienten la urgencia erótica y el deseo de compartir el hecho de que la vagina esté completamente recuperada, el sexo oral puede muy bien recibir a la intimidad. No es necesario decir aquí, que ella es quién debe dar el llamado inicial de acción.
Intimidad instantánea. Algunas veces la pasión corre rápido pero en un tiempo muy corto. Si las circunstancias son adversas, la mejor opción es el sexo oral, y mucho más si el hombre es quien recibe el placer por parte de ella. Si se cuenta con una pareja que entiende esto, se corre con mucha suerte.
Durante su ciclo. De acuerdo, esta opción no es para todos, pero hay que recordar que la menstruación no es un asunto fijo, ni aún necesariamente se tiene que disminuir el deseo. Así es que si ella se encuentra limpia y preparada, y el coito no se encuentra en la lista de tareas por hacer, será mejor situar la mirada (y la boca) hacia abajo.
Disfunción eréctil. Cuando un hombre, por la razón que sea, experimenta disfunción eréctil (sin lograr la erección del pene), el sexo no debe de terminar. Cabe recordar que el sexo oral es tan satisfactorio para muchas mujeres, que lo prefieren por sobre el acto sexual.
Aún se puede lograr la intimidad total de distintas formas, y el sexo oral es una de las más poderosas. ¿Edad, lesiones, problemas circulatorios, etcétera? ¡No hay problema! Siempre cabe la posibilidad de emplear la lengua (después, claro, de haber consultado a un médico especialista).

Sexología.com