Salud y Sexualidad

¡Cuerpo sano sobre pies saludables!


La podología, del griego podo, pie y logos, estudio, es una ciencia que tiene por objeto el estudio y el remedio de las enfermedades y alteraciones que afectan al pie, cuando dicho estudio no rebasa los límites de la cirugía menor ambulatoria, es decir, aquella que no precisa ingreso hospitalario. Y es que no debemos ocultar que los pies son un área del cuerpo muy descuidada por la mayoría, pero debemos estar alertas por los diversos males que pueden acarrear con todo y sus consecuencias. Nos dirigimos a una experta para que detalle cuáles son, cómo detectarlos y erradicarlos.
Si de males en los pies hablamos, Liz Andrea Porras, propietaria del centro de servicio podológico Global Foot y podóloga de profesión, nos puede dar el norte. “Existen males como uñas encarnadas, hongos en los pies y uñas, pies de diabéticos, por ejemplo”, detalló.
“Cuando se trata de uñeros en los pies aplicamos anestesia, porque hay personas que llegan con infección debido a que no le dan importancia en el instante, a las incomodidades y al dolor punzante en los pies”, explicó Porras.
Asimismo, “vienen pacientes con el dedo inflamado, morado y encima con pus, entonces cuesta que la anestesia le llegue, entonces lo que se hace es atender de último el dedo que tiene el problema, le dejamos puesto algodón con solución para suavizar y adormecer un poco el dedo y el paciente sienta menos molestia”, explicó Liz Andrea. “Mientras se hace el corte de uñas, se lima, se bajan los callos y se limpian los otros dedos de los pies”, agregó.
Procure un corte adecuado
Muchas son las razones por las que nos creamos uñeros en los dedos de los pies y la más usual es por malos cortes, pues “hay personas que se cortan más de lo que deberían, o lo hacen con algún artefacto puntudo, aunque en el momento no sienten, en el transcurso de los días empiezan las molestias. Por otra parte, los zapatos muy ajustados suelen provocar uñeros por la presión y el golpe al caminar”, detalló la especialista agregando que los golpes en los dedos o algún pisotón provocan también este mal.
En cuanto a los casos de problemas de uñeros crónicos, este se da por problemas en la matriz de la uña, exactamente desde donde esta sale. “Cuando es por mal corte, se le va amoldando y se arregla con el corte adecuado, pero en casos crónicos deben tratarse mensualmente porque aunque se le haga un buen corte, le vuelve a salir la uña encorvada”, subraya la recomendación de la especialista.
Dijo Porras que no es recomendable arrancarse la uña como suelen recetar algunos médicos, “porque no es la solución, ya que además de ser un procedimiento doloroso y traumático para el paciente, se puede lesionar la matriz de la uña y dejarla peor, entonces la uña nueva sale de nuevo deformada”, dijo.
Hongos y pies, mala combinación
Pasando al terreno de los hongos, hay varias razones por las que éstos invaden nuestros pies sin piedad. La especialista comenta que muchas veces es provocado por golpes igualmente, pues hay personas que tienen el pie sensible, entonces a raíz del golpe, la uña se levanta y ahí se acumula el sudor y la suciedad. También cuando nos bañamos y no nos secamos bien los pies, queda humedad y hay proliferación de hongos.
“Sabemos que tenemos hongos en las uñas cuando esta se pone de color amarilla y luego se torna morada, además luce porosa, deformada, cambia la textura y su lámina ya no se ve lisa, y a medida que la dejamos pasar esta se deforma aún más. Tiene un olor particular al igual que el uñero, cuando hay sobretodo problemas de infección. Para este mal tampoco es recomendable sustraer la uña, sino aplicarse tratamiento si la persona lo tolera, pues nosotros le hacemos una historia clínica, le recomendamos el medicamento adecuado y asistir a la consulta de manera frecuente, con eso verá resultados positivos en menos tiempo”, apuntó Porras.
“En el tratamiento clínico de pacientes con hongos, tratamos de cortar la uña lo más que se pueda, y si está desprendida se va arrancando para que no vaya quedando humedad abajo, se lima para eliminar el grosor y para que además penetre el medicamento… y también estéticamente se vea mejor”, apuntó.
Recomendaciones
La tarea que nos deja la especialista para evitar hongos en los pies es en primera instancia lavarse bien los pies con abundante agua y jabón, y secarlos meticulosamente, estar pendientes y revisarlos para notar si tenemos algunos de los síntomas que se han mencionado en este artículo, sobre todo cuando nos golpeamos.
Un dato interesante que Porras compartió va para las damas que les gusta lucir las uñas de los pies pintadas. “Este es un factor de riesgo”, dijo refiriéndose al hongo, “porque entre la pintura y la uña, queda un espacio donde se almacena humedad y tierra, por eso debemos de tratar de pintarnos las uñas cuando sea necesario, para una ocasión especial, pues es bueno dejarlas descansar para que respiren, pues además las uñas se manchan y eso en un futuro también nos puede dar problemas de hongos”, advirtió.
Tratarse los pies, según recomendación de la fuente, se debe hacer cada 20 a 30 días. “Recomendamos este servicio a manera de prevención, por salud, por higiene, no exactamente por estética, si tenemos un pie sano este servicio nos permite mantenerlo así, pero si ya tenemos un problemita, nos permite irlo mejorando poco a poco”, refirió.
Pies diabéticos
Existen bastantes casos de pacientes diabéticos, quienes se deben tratar con mucho cuidado las uñas de sus pies para evitar cortarse y lesionarse. “En Global Foot se les hacen los cortes adecuados, les revisamos los pies porque para todas las personas es complicado, pero para un diabético es más, pues ellos tienen problemas de circulación y por ende, tienen una cicatrización más lenta. Como rutina les recomendamos revisar sus pies diariamente por la mañana y al final del día en caso que hayan caminado mucho”, explicó Liz Andrea.
La complicación de los pacientes diabéticos es porque afecta la circulación y los nervios de los pies haciéndolos vulnerables a úlceras e infecciones. Los síntomas de esto son la pérdida de la sensibilidad de los pies, hormigueos, calambres, deformidades como dedos en garra o juanetes, pérdida de hidratación, entre otros.
Por otro lado, “hay también personas diabéticas que tienen problemas de uñeros, entonces creen que este no se puede sacar porque el hecho de padecer diabetes, entonces les recomendamos extraerlo, y luego su médico de cabecera debe estar pendiente de la cicatrización”, enfatizó la fuente al finalizar.
TOME NOTA:
Global Foot atiende de lunes a viernes de 8 a 5 de la tarde y los días sábados, de 8 a 3 de la tarde. El servicio podológico cuesta 240 córdobas, pero varía según la necesidad del paciente, por ejemplo consultas para determinar alguna enfermedad en los pies y su debida medicación, se cobra la cantidad de 100 córdobas. Global Foot está ubicado en Centro Comercial, módulo C-60.