Salud y Sexualidad

Relaciones sexuales dolorosas


En determinadas circunstancias, tanto hombres como mujeres pueden sentir dolor durante o después del coito. Las causas pueden ser múltiples y dependiendo de los síntomas se debe seguir un tratamiento específico indicado por el especialista.

Algunas de las posibles causas las detallamos a continuación:
* Úlceras o verrugas genitales
* Hemorroides
* Menopausia
* Quistes ováricos
* Prostatitis
* Abuso sexual
* Infecciones urinarias
* Infecciones vaginales
* Resequedad vaginal
* Reacción alérgica al látex
* Diafragma mal colocado
* Irritación genital por el uso inadecuado de jabones, detergentes o cremas

Algunas recomendaciones que sirven para atenuar el dolor en el sexo:
Es frecuente sentir molestias después de un parto. Es aconsejable esperar al menos seis meses después del nacimiento del niño para dar tiempo a que el cuerpo se acomode y retorne a su normalidad.
La resequedad vaginal es bastante habitual en mujeres que atraviesan o han pasado la menopausia. Sin embargo, esto no es un impedimento para tener relaciones sexuales fructíferas. Los lubricantes a base de agua funcionan muy bien y las cremas con estrógenos son otra opción válida.
La prostatitis puede mejorarse con baños de asiento, bebiendo mucho líquido. Los antibióticos se deben consumir con prescripción de un médico.
Las infecciones de orina y cistitis, mediante análisis sencillos se pueden detectar y mediante los medicamentos indicados son fácilmente tratables.
Hay otras causas que pueden ser posibles, pero que requieren más estudios específicos. “Las cirugías son alternativas que se pueden recomendar siempre y cuando se hayan descartado otras patologías.
La terapia sexual es otra opción útil ya que en muchas ocasiones los factores que influyen negativamente en las relaciones sexuales son psicológicos y emocionales”, sostiene la ginecóloga y uróloga argentina Patricia Soler.
Se debe acudir al médico si el dolor está acompañado de sangre, las menstruaciones son irregulares, existe secreción vaginal distinta de la habitual, secreción del pene o contracción involuntaria del músculo vaginal.

Enplenitud.com