Salud y Sexualidad

Prevenga el enfisema pulmonar


El enfisema pulmonar es una vieja enfermedad que se ha incrementado en la actualidad por el consumo de tabaco y la realización de trabajos sin proteger las vías respiratorias.
Consiste en la obstrucción progresiva y crónica de los pulmones cuando se pierde la capacidad de contraerse y dilatarse con normalidad debido al depósito de sustancias tóxicas como la nicotina, hollín o humo que producen estufas, equipos de soldadura u otras que emiten partículas, vapor o por contaminación ambiental, agrícola o laboral.
Los pulmones tienen la capacidad de encausar a la respiración y purificar el oxígeno que después va por medio de la sangre a todo el organismo. Cuando hay un enfisema la capacidad de oxígeno que recibe el pulmón disminuye y por tanto, el cuerpo sufre déficit en su funcionamiento.
Al perder los pulmones la capacidad para hacer el intercambio gaseoso entre el oxígeno y el dióxido de carbono, la persona sufre un cansancio notorio y angustiante aún con el menor esfuerzo de actividad. Los síntomas inicialmente suelen ser suaves, pero poco a poco van presentando mayor dificultad y pueden llegar a ser irreversibles. La principal causa de esta enfermedad es la adicción al tabaco o permanecer en espacios con personas fumadoras.

Las drogas agudizan el problema
Investigaciones modernas asocian cada vez más el consumo de cocaína, crack y marihuana a los procesos de degeneración de los bronquios y pulmones generando enfermedades como bronquitis crónica, rinitis, enfisema, tuberculosis, neumonías y muchas otras enfermedades colaterales de origen cardíaco o inmunológico. Víctimas tristes son los inhaladores de pegamento, sólo hay que observar su tórax deprimido y el grado de cadáveres vivientes en las calles. La tuberculosis, que era una enfermedad erradicada en algunos países por la OMS, ha vuelto a ser estadística activa y se presenta en adictos a las drogas, incluyendo el tabaco.

¡Ojo, las cocineras!
Las señoras campesinas, quienes usan leña y carbón para cocinar saturan sus pulmones de hollín, carbón y otros tóxicos al igual que la precipitación de las grasas en las comidas. Se debe cocinar con las precauciones debidas con chimenea, extractores, ollas tapadas y evitar exponerse al ambiente de humo lo más posible. Otro campo de riesgo son las personas que trabajan en empresas que usan torno, elaboración de piezas de aluminio, pinturas, spray; en las zonas francas, quienes están en contacto con producción de humo, vapor y pelusa de telas.
Si tiene los síntomas del enfisema pulmonar o quiere prevenirlo debe dejar de fumar ya que más del 85% proviene de este mal hábito. Tome el 50% de sus alimentos crudos, es decir, frutas y ensaladas, el otro 50 de cereales y carnes blancas o ninguna, tomando proteína vegetal como soya, aguacate, maní. Evite lácteos y huevos porque producen mucosidad. Por las mañanas y en ayuna tome una cucharada de aceite de oliva con el jugo de un limón y acompáñelo con un diente de ajo. Poca comida frita, debe ser al vapor, asado, sofrito con condimentos como cebolla, chiltoma, ajo, apio, hierba buena o culantro.

Limpie el ambiente
Se debe cuidar el ambiente de generadores de alergias y evite al máximo el estrés. Las habitaciones deben estar limpias, sin polvo, cuando utilice abanicos deben estar en el techo, no al lado de la persona.
Si es alérgico debe observar las normas de control para no desencadenar problemas al pulmón ya afectado. Recuerde que ya a los 60 años no llenamos exactamente todo el pulmón de aire y el proceso de intercambio es más lento, pero si tiene lesiones por las razones expuestas, esto es aún más crítico. Necesita hacer respiraciones diafragmáticas al aire libre y cuidarse del clima para no contraer gripe o enfermedades de las vías respiratorias que afectan siempre a los pulmones.

Medicina y terapias naturales
La acupuntura y la relajación general del cuerpo por medio de los masajes equilibran los órganos internos. En cuanto a las plantas puede usar todas las que benefician al sistema respiratorio como el eucalipto, gordolobo, juanislama, jengibre, limón, fenogreco, alfalfa, ginkgo biloba, cola de caballo, llantén, entre otras. Se pueden hacer vapores o nebulizaciones. El enfisema pulmonar avanzado no tiene cura, por eso es mejor dejar de fumar y mantenerse alejado de sustancias y ambientes contaminantes.

TOME NOTA
Atienda sus enfermedades con medicina natural, acupuntura, masajes, moxa, regulación de peso, orientación personas y balance de energías. Infórmese sobre el curso de Terapia Floral. Clínica de Terapias Naturales y Spa, de donde fue el cine Rex 75 v. al lago, m/d. T. 2251 4456 y 8861 7881 y en El Raizón, K 20.2 carretera Masaya, T. 2279 9765, E-Mail: terapiasnat@yahoo.com Francisco Picado Valle, terapeuta, ATENCIÓN A DOMINCIO.