Salud y Sexualidad

Mujeres estrictas al elegir pareja

Todas las personas, de alguna manera, buscan protección en sus parejas para sentirse seguras, porque es una forma de involucrarse, sin embargo, las mujeres que son muy exigentes en su elección van tras alguien que sea igual o mejor, o sea perfecto, y no para ser protegidas sino porque le tienen miedo al compromiso

Hay mujeres que son demasiado exigentes para elegir una pareja, las expectativas que se generan de una persona son demasiadas perfectas.
Generalmente, las perspectivas que llegamos a generarnos cuando conocemos a alguien nunca se llegan a cubrir del todo, entonces una pareja estable permite conocer a la gente y darse a conocer.
En el caso de las mujeres, cuando se hacen muchas expectativas acerca de una posibilidad de un noviazgo, puede ser que en la niñez hayan idealizado tanto el significado del amor o el tener una pareja y eso pone también distancia a una relación.
Asimismo, condicionan el dinero, estatus social, nivel académico y estético, todo esto influye en la elección de una pareja.
En ocasiones ni siquiera se permiten conocer a un hombre porque simplemente no reúne ciertas características y lo descartan inmediatamente, lo que provoca que las tachen de exigentes.
Dentro de esas actitudes aparece un miedo a comprometerse, y esto genera muchas veces que se equivoquen en su elección, además de que desde un punto de vista psicológico esas exigencias no tienen base para formar una buena relación.
Son tres puntos por los que la mujer es exigente en la elección de pareja: el primero es la influencia de los demás sobre lo que está bien o mal; el segundo son las experiencias que les hayan tocado vivir y el tercero el miedo al compromiso.
Ser hijas de padres divorciados también influye en que sean exigentes porque genera mucha desconfianza, y como ese sentimiento no se puede llevar a lo consciente, se producen situaciones de “no me gusta” o “no tiene tanto como yo quisiera”, pero son excusas para no encontrar una pareja debido a ese miedo a repetir lo que se vivió en los padres.
Es un miedo a involucrarse con alguien, sucede también en personas con problemas para comunicarse con los demás socialmente, porque la base es el miedo y la inseguridad.
Pueden ser mujeres exitosas que marcan ese deseo de perfección, un buen poder económico, se visten a la moda y tienen mucho autocuidado del cuerpo y mente, porque de alguna manera se ponen esas expectativas de ‘exijo porque yo soy’, pero es una persecución de la perfección que nunca alcanza, pues a lo que realmente llegan es al aislamiento.
Y toda esa imagen de representación de lo perfecto tiene un alto costo, además de ser clasificadas sufren un aislamiento de sus amigos.
Pueden cambiar si están conscientes de que están en un perfil que no les pertenece, que por una parte está conducida por una sociedad de consumo, en donde lo importante es el dinero, la posición social, niveles académicos y una serie de cosas que marcan parámetros.
Se puede disfrutar de lo que se es, sin creerse, llegando a un nivel equilibrado en donde pueden aprovechar el ejercicio o el estudio de manera consciente como un proceso de salud o necesidad, y no precisamente de superioridad ante los demás, ya que esto siempre ocasiona distancia.
Siempre se reflejarán estas dificultades al momento de intimar, porque para este tipo de personas exigentes es difícil tener éxito en las relaciones por ser orgullosas, vanidosas y no reconocerlo; hasta que se vuelvan conscientes de que no son tan perfectos podrán resolver sus conflictos.
Las mujeres exigentes buscan en una pareja su igual o mejor, pero socialmente se colocan entre personas en donde no haya tanta competencia para sentirse superiores.
Los riegos de buscar pareja en esta situación es que lo basan todo en el exterior y en lo que pensarán los demás.

Fuente:www.soloellas.com