Salud y Sexualidad

El teratoma


“Soy lectora de sus interesantes artículos y me gustaría que respondiera sobre lo siguiente: Tengo 52 años y hace 10 años me hicieron una histerectomía radical debido a miomas en la matriz. Durante la operación descubrieron teratomas en los ovarios, es decir, pelos. Desde entonces he tomado terapia de remplazo hormonal, actualmente tomo tibolona. Me gustaría saber cuáles son los riesgos de dejar esta terapia, soy hipertensa y cuando he dejado las hormonas por unos días se me descontrola la presión arterial, pese a tomar diario Ziac 5/6.25. Gracias por su respuesta”

J.L.

Agradecemos a nuestra estimada lectora por manifestar sus inquietudes, las cuales procuraremos esclarecer, aunque debo insistir en que para el oncólogo es primordial tener en sus manos un reporte de patología. Sería genial que en las próximas consultas nos hagan llegar este informe escaneado para así ofrecerles una mejor valoración.
Usted hace referencia a la histerectomía radical. Este procedimiento se realiza cuando se determina cáncer cérvico-uterino desde los estadios clínicos IA1 hasta el IB2. Para esta intervención se deben tomar en cuenta las características individuales del paciente, como edad, estadio clínico, deseos de conservar la fertilidad, volumen tumoral, enfermedades asociadas, entre otros aspectos. Luego de la intervención el patólogo analiza el producto de la histerectomía y según resultados, el oncólogo determina la conducta a seguir con la terapia adyuvante (tratamiento que se administra además de la terapia primaria), ya sea radioterapia pélvica o radioterapia intersticial (braquiterapia) o combinada. De aquí la importancia de tener el reporte de patología.
En lo que respecta al teratoma, lo cual es su caso, estos tumores se originan del ovario. Para una mejor comprensión debemos partir de que el ovario tiene los siguientes tipos de tejidos: Células epiteliales, que cubren el ovario; células germinales ubicadas en el interior del ovario y que forman los óvulos que son liberados hacia las trompas de Falopio y las células estromales, las cuales producen la mayor cantidad de estrógeno y progesterona, hormonas femeninas.
El teratoma es tumor de las células germinales con áreas que al observase en el microscopio se asemejan a las tres capas del embrión en desarrollo. Este tumor tiene una forma benigna llamada “teratoma maduro” y una forma maligna o cancerosa llamada “teratoma inmaduro”. El maduro es el tumor ovárico de células germinales más frecuente y por lo general afecta a mujeres en edades de procreación (desde jóvenes adolescentes) hasta los 49 años. A menudo también se denominan quistes dermoides debido a que su revestimiento se asemeja a la piel. Estos tumores contienen diversas clases de tejidos benignos como huesos, pelo y dientes, lo cual es su caso. La cura consiste en la extirpación de los mismos.
Los teratomas inmaduros son un tipo de cáncer. Se presentan en niñas y mujeres jóvenes por lo general menores de 18 años. Estos tumores cancerosos son poco frecuentes y contienen células que se asemejan a tejidos embrionarios o fetales como el tejido conectivo, las vías respiratorias y el cerebro. Cuando no se han extendido más allá del ovario y la inmadurez no es prominente (Grado 1), se curan mediante la extirpación quirúrgica del ovario. Cuando esto ha sobrepasado el ovario y una gran parte del tumor tiene un aspecto muy inmaduro (Grado 2 ó 3), se recomienda quimioterapia, además de la extirpación quirúrgica del ovario.
En lo que respecta a la tibolona, que es el tratamiento que le indicaron, luego de su administración oral éste se metaboliza rápidamente en tres compuestos que tienen actividades estrogénicas, progestagénicas y androgénicas. Datos recientes del Women’s Health Initiative señalan que no se debe utilizar tratamiento de Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) con combinaciones de progestinas con estrógenos por más de 3 a 4 años. Más allá de este tiempo se incrementa la posibilidad de sufrir de enfermedades cardiovasculares, del cerebro y cáncer mamario.
Referente a los riesgos de retirar bruscamente la terapia, esto puede ocasionarle síntomas vasomotores graves como bochornos, atrofia vaginal, dispaurenia (dolor al tener relaciones) y osteoporosis. Para su retiro debe consultarlo con su médico de cabecera o de confianza, y ver alternativas para el control de los síntomas vasomotores y la utilización de inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina o utilizar anticonvulsivantes. Para evitar la osteoporosis y las posibles consecuencias como fracturas, hay medicamentos que pueden ayudarla a evitar como la ingesta de calcio oral y otros comprimidos especiales.

Para sus dudas o comentarios escriba a mperez@elnuevodiario.com.ni