Salud y Sexualidad

Sexo rápido


A veces no necesitas ni los besos ni las caricias para llegar a encender tu pasión. Con una simple miradita o una situación un tanto morbosa, tu cuerpo se puede poner a cien. Aprovecha el momento y engancha a tu pareja para disfrutar de sexo rápido. Seguro que será tanto o más gratificante que las sesiones de sexo prolongado, si estás realmente excitada.

Sin preámbulos
¿Por qué siempre hay que pasar por los preámbulos de caricias y besos alargados para tener una sesión erótica? Hay ocasiones en que el cuerpo, ya sea por morbo o cansancio, pide romper la rutina y tener una sesión rapidita de sexo.
Hecho que, con la excitabilidad adecuada y con la pareja conveniente, puede resultar muy gratificante, a pesar de dejar a un lado el juego sexual.

Clave del éxito
Sexo rápido es un acto sexual realizado de forma rápida y espontánea, con gran nivel de factor sorpresa y creatividad.
Tampoco hay que confundirlo con una situación de eyaculación precoz ni con una penetración rápida para acabar con el tema cuanto antes. Normalmente este tipo de sexo suele ser bastante frustrante.
De lo que se trata es de dejarte llevar por los impulsos sexuales en un arrebato de pasión desenfrenada. Seguramente puede ser igual de emocionante el sexo bajo el ruido de pisadas cercanas o murmullos de gente, que escuchando baladas bajo la luz de las velas.
Por lo tanto, las claves para el éxito son: sorpresa, excitación y buen humor.

Ideal cuando…
El sexo rápido no se tiene que convertir en una rutina porque entonces pierde su encanto. Pero de vez en cuando y en situaciones especiales, suele ser bastante erótico y recomendable. Entonces, ¿cuándo es ideal?
* Cuando lo dos sienten un deseo repentino al mismo tiempo.
* Cuando están muy excitados, pero se encuentran en un lugar público y no se puede justificar una ausencia demasiado prolongada.
* Cuando ambos trabajan en exceso y están cansados para una sesión de sexo prolongada, pero están lo suficientemente excitados como para no renunciar a ello.
* Cuando necesitan liberar tensiones (en el sexo rápido domina el instinto animal).

Consejos
Para que un “sexo rápido” resulte gratificante para los dos, te damos una serie de consejillos.
1. Decisión compartida: tienen que estar ambos de acuerdo, para que puedan disfrutar de la misma manera.
2. ¡Sorpresa! No lo planees con antelación, si no, no tendrá emoción.
3. Deseo: hay que seguir nuestros deseos aunque no sea el momento o haya alguien esperando.
4. Lugares: los sitios concurridos son los que más morbo dan a esta situación. Prueba a hacerlo en un ascensor, en la playa, el parque, el avión, el tren o el coche. ¡Hay infinidad de posibilidades!
5. Discreción: aunque cedan a la tentación, siempre deberán estar pendiente de controlarse en los lugares comprometidos.
6. Ropa: no es necesario despojarse de la ropa porque si tienes tiempo suficiente para hacerlo, ya no estamos hablando de sexo rápido. Otra cosa es si se desgarran las vestiduras. Aunque tampoco hay que llegar a este extremo. Basta con que hagan un huequecillo para dejar libre sus genitales. Ideal para estos menesteres la falda y un súper sexy liguero.
7. Posturas. Si tienes una silla a mano, perfecto. Si no, de pie y contra la pared. La postura del perrito también es adecuada ya que a penas hay que desvestirse.
8. Humor: aparca por un día la solemnidad que en algunas ocasiones damos a la relación sexual y déjate llevar por tu instinto animal, haz bromas y diviértete.
9. Sexo oral: una sesión de sexo rápido no es sólo el coito. También puede ser muy placentero que tu pareja te realice un cunnilingus antes de salir o que tú le realices una felación por debajo de la mesa en su oficina, ¿te suena?

Soloellas.com