Salud y Sexualidad

Las “caras” del cáncer


Es difícil imaginar que nadie haya escuchado alguna vez sobre el cáncer, así sea por el caso de un amigo, vecino, pariente o un ser querido. Pero cuando sabemos también que alguna de estas personas murió y otra ha logrado sobrevivir, se generan algunas interrogantes al respecto como porqué ocurre esto o qué habrá influido. Lo anterior da pie para preguntarse también si todos los cánceres son iguales y si existe diferencia entre éstos.
Para comenzar, se debe saber que el origen del cáncer es igual en todos los casos. Éste inicia en las células, ya sean las superficiales o internas, y ocurre por un crecimiento descontrolado de éstas que impide que trabajen de forma adecuada.
El cuerpo humano tiene un balance entre células nuevas y viejas. Las de tipología normal detienen su división celular al entrar en contacto con otra, pero cuando son cancerígenas siguen creciendo, destruyendo órganos. Por lo general, las células tienen mecanismos de autodestrucción cuando ya están viejas, cuando esto no ocurre y se acumulan, se crea una masa creciente llamada tumor o neoplasma, que al perder sus características dan paso al cáncer.
Aprovecho para recordar que sólo los tumores malignos aplican para el término de cáncer, el cual puede originarse en cualquier parte del cuerpo. Sus tipos son diferentes. Entre los más comunes están los carcinomas que se producen de las células que cubren las superficies externas e internas del cuerpo. En Nicaragua los carcinomas más frecuentes son el de mama, cuello uterino, colon, recto y de piel.
Los sarcomas se originan en las células de los tejidos de soporte, como hueso, cartílago, grasa, tejido conectivo y músculo. Los linfomas se originan en los ganglios linfáticos y en los tejidos del sistema inmunológico.
En el caso de las leucemias son cánceres de las células inmaduras de la sangre que crecen en la médula ósea y que tienen la tendencia a acumularse en grandes cantidades en el torrente sanguíneo. Los adenocarcinoma se originan de células que tienen glándulas como el intestino.
Ahora que sabemos que hay diferentes tipos, es necesario saber algunas generalidades como que su peligro está en que pueden diseminarse por vía linfática o por el torrente sanguíneo para alojarse en huesos, hígado, pulmón o cerebro. Cuando esto ocurre se llama metástasis, lo que significa la propagación de un foco canceroso en un órgano distinto de aquel en que se inició.
Siempre que se sospecha que un paciente tiene cáncer hay que hacer una biopsia para clasificar y definir el linaje u origen. Esto proporcionará información que servirá para identificar factores para el pronóstico como grado de diferenciación, si hay invasión a vasos sanguíneos, estado clínico o tamaño del tumor, si se encuentra o no diseminado a otros órganos a distancia, entre otros aspectos. Esta información permitirá al oncólogo determinar la agresividad de la lesión y saber seleccionar el tratamiento adecuado.
A veces la biopsia reporta el término hiperplasia que significa el aumento de tamaño de un tejido que ocurre por la excesiva tasa de división de células. Sin embargo, la estructura celular y el arreglo ordenado de las células dentro del tejido, pueden permanecer normales y el proceso de hiperplasia es potencialmente reversible. La hiperplasia puede ser una reacción normal del tejido hacia un estímulo irritante, un ejemplo de esto son los callos.
Otro término que se puede reportar en la biopsia es el de displasia que es un tipo anormal de proliferación excesiva de células caracterizada por la pérdida en el arreglo del tejido normal y la estructura de la célula. Estas células con frecuencia regresan a su estado normal, pero en ocasiones gradualmente se convierten en malignas. Las áreas con displasia deben ser monitoreadas estrechamente por un oncólogo debido a su potencial para convertirse en malignas.

Detectarlo a tiempo es clave
La mayoría de las personas visitan al médico cuando sienten dolor o cuando notan cambios como una masa o nódulo en el seno o sangrado fuera de lo común, pero hay métodos para detectar el cáncer antes de que manifieste sus síntomas. En el Hospital Central Managua contamos con un equipo de oncólogos y alta tecnología para detectar, clasificar y tratar el cáncer en etapa temprana, lo cual reduce el riesgo de muerte.
En ocasiones el reporte de patología indica que la célula no se parece a la de origen o ha perdido las características de su origen del cáncer primario y deben hacerse estudios especiales para tratar de definir la célula u órgano donde inició el cáncer. La importancia de estos estudios deriva para seleccionar el tratamiento adecuado dependiendo del sitio primario del cáncer, lo cual quiere decir que en cuanto al cáncer es necesario saber el tipo para así atacar su evolución.