Salud y Sexualidad

Rencores que autodestruyen


Buenos días. Soy una joven de 26 años y vivo en Culiacán, Sinaloa, México.
La cuestión es la siguiente: no he podido resolver mis traumas, miedos y ansiedad. Vengo de una familia divorciada, tuve una infancia sin gobierno. Mi Mamá siempre me dejó hacer lo que yo quería, nunca tuvo autoridad sobre mí, no la respeté en cuestión de nada, cuando salía solo le decía al rato vengo y eso fue lo que me fue haciendo una persona bastante independiente. Mi mamá tuvo otro hijo de un hombre casado y desde entonces no puedo fijarme en chavos solteros, siempre ando con casados.
Tomé terapias con una doctora como 6 meses, me empezaba a sentir bien, pero ahora no avanzo, sigo igual, con puros casados con 2 ó 3 personas al mismo tiempo como en sed de venganza. No me puedo enamorar, sólo vivo el momento, pero en verdad quiero ser feliz con un hombre soltero y que yo lo pueda querer.
La doctora que me estaba llevando mi tratamiento desistió y me dijo que no era paciente apta para seguir tomando terapias.
Realmente, ¿qué hago?
Gracias
D.

Bueno D., lo primero que debo decirte es que estás sumamente joven como para seguirte autodestruyendo, además, quiero que olvidés las palabras de tu antigua terapeuta, porque siempre que vos pongás de tu parte para superar este problema vas a salir adelante, y claro que sos apta para rehabilitarte.
Conversé sobre tu caso con el psicólogo clínico Edmundo Lacayo Parajón. En primera instancia, él manifiesta que “es un caso complejo y que requiere mucho trabajo de los colegas, pero sobre todo, de la muchacha en cuestión, porque tiene que sincerarse consigo misma. Preguntarse a quién realmente quiere dañar: ¿a su padre, a su madre, a ella? Sus rencores son profundos y mientras quiera buscar venganza, no hay salida”.
Estás arrastrando traumas profundos de infancia, que han provocado que tu autoestima ande por el suelo, y es ése el factor clave para que seas codependiente. Estás en una búsqueda constante de no sabés qué. Has sido una chica sola, a quien su mamá no le prestó la atención que requería por eso tuviste que aprender a sobrevivir y eso sumado a la ausencia de tu padre creó en vos la necesidad de buscar compañía, y en ese afán por no estar sola caés en las garras de tipos que viéndote vulnerable se aprovechan de tu situación y te ofrecen esa compañía pasajera en la que quizás es el sexo lo que importa.
Me llama la atención que digás que sólo vivís el momento, cuando en realidad sabés que no es así, pues te involucrás con cada tipo pensando que la historia tendrá un libreto diferente a la anterior, y al final la frustración por ver que el hombre sólo disfrutó el rato y siguió su vida es lo que te lleva a seguir con la cadena. Es hora de que reconozcás que no te estás vengando con cada hombre casado sino que estás en una búsqueda equivocada.
El psicólogo considera que tu baja autoestima se muestra en el rechazo hacia tu madre, quien fue tu espejo para formarte y crear tu identidad como mujer.
Asimismo, esboza que el divorcio de tus padres es el hecho que te motiva a buscar hombres casados, como queriendo revivir tus experiencias de infancia, cuando tus padres se divorciaron, o quizás buscando que otros niños sufran esa separación que tanto te marcó.
Sin embargo, lo que él recomienda es que dejés salir a la niña interior, la niña herida, abandonada, que no tuvo chance de gozar a su padre y le tocó soportar a una madre abandonada, que probablemente tenía también mucho rencor hacia el padre de esa niña. Debés dejar de buscar al padre que no tuviste en la infancia, porque no lo vas a encontrar. Por el contrario, tenés que buscar al padre de la joven de hoy, para establecer una relación madura, de adultos.
“Si no hace esfuerzos por salir de ese hoyo, nadie la va a poder ayudar. No es la primera, la única ni la última persona en esa situación”, afirmó Lacayo.
Así que ánimo, sos un ser valiosísimo que no puede ahogarse en un mar de frustraciones, ya llegará el hombre que te merezca y que sea totalmente para vos, mientras tanto preparate para recibirlo en tu vida y no sigás frustrándote con maridos ajenos que jamás dejarán a su mujer.
Recuerden que pueden enviar comentarios o sugerencia
a lsevilla@elnuevodiario.Com.Ni