Salud y Sexualidad

Vacunas infantiles


El Sistema de Salud Público cuenta con un esquema de vacunas para nuestros hijos que muchas veces, por ignorancia o irresponsabilidad, no cumplimos.
De ahí que hoy les hable acerca de qué son las vacunas y para qué sirven. El doctor Julio Valle, neumólogo pediatra, compartió que a diario los seres humanos estamos expuestos a diversas enfermedades, siendo las más frecuentes las de tipo infecciosa, y muchas de ellas pueden causar la muerte o provocar invalidez.
La existencia de estas patologías es inevitable, por lo que grandes médicos y especialistas en química farmacéutica han consagrado años, e incluso hasta toda una vida, para crear medidas profilácticas que ayuden a la humanidad a mejorar sus condiciones y expectativas de vida y de salud.
Los más grandes paliativos para enfrentar estas enfermedades son los antibióticos y los antivirales, que son productos modernos para vencer los gérmenes.
Sin embargo, según el doctor Valle, “hay otros productos que son más antiguos que el conocimiento de la existencia, gérmenes que infectan al individuo y les produce enfermedades graves”.
La palabra vacuna se deriva del latín “vaccinus-a-um”, “(vacuno)”; de “vacca-ae”, “vaca”). Está compuesta por gérmenes productores de enfermedades (antígenos), con la salvedad de que tienen inhibida su parte agresiva. Una vez que los gérmenes son introducidos en el organismo humano generan como resultado la producción de anticuerpos (defensas contra ellos mismos). “Cuando ya desarrollamos los anticuerpos estamos preparados para defendernos de los microorganismos patógenos o sea que producen enfermedad”, dijo el doctor.
Según lo investigado por el doctor Valle, la respuesta a las vacunas genera, en algunos casos, cierta memoria inmunológica, lo que quiere decir que el paciente puede tener inmunidad permanente o transitoria frente al ataque patógeno correspondiente.
La historia señala que la primera vacuna que se descubrió es la que se aplicaba contra la viruela. El descubridor fue Edward Jenner, en 1796, durante el momento de mayor extensión del virus de la viruela en Europa.
“Jenner estudió y observó que las recolectoras de leche adquirían ocasionalmente una especie de ‘viruela de vaca’ por el contacto con esos animales, y que luego quedaban a salvo de enfermarse de viruela común”, dijo Valle.
Además de la viruela, que mató a gran parte de la población mundial, la poliomielitis y el sarampión se encuentran en el ojo de combate para desterrarlas.
Para orientarnos un poco, el doctor Valle presenta el siguiente esquema de vacunación, que es el que indica el Ministerio de Salud, Minsa, en Nicaragua:
1. BCG: es aplicada intradérmica en el período del nacimiento, única dosis, no necesita refuerzos. No protege contra tuberculosis, pero sí, contra las formas graves de tuberculosis.
2. Pentavalente: se pone intramuscular a los 2, 4 y 6 meses de edad. Previene la Difteria, Pertusis, Tétano, Meningitis por Haemophilus influenza y Hepatitis B.
3. Antipoliomielitis: se da tomada (gotas) a los 2, 4 y 6 meses de edad y después del primer año una dosis por año hasta que cumpla 4 años.
4. Antirotavirus: se aplica vía oral a los 2, 4 y 6 meses de edad.
5. MMR es aplicada por vía subcutánea a los 12 meses de edad y protege contra sarampión, parotiditis y rubeola, única dosis, no necesita refuerzos a menos que el Minsa lo indique.
6. DPT: se pone al año y medio de edad intramuscular. Refuerzo de la pentavalente y ya no se aplica anti Haemophilus influenzae ni anti Hepatitis B porque ya está protegida la persona.
7. DT: es aplicada intramuscular a los 6 años de edad, refuerzo de DPT
8. TT: es aplicada intramuscular a los 10 años y después cada 10 años.
Existen otras vacunas que no están en el esquema nacional y que protegen a la humanidad:
1. La antineumocócica: es aplicada intramuscular a los 2, 4 y 6 meses, y una última dosis entre los 12 y 15 meses de edad.
2- Antihepatitis: se administra intramuscularmente y son 2 dosis.
3.- Antigripal: se aplica inyectada intramuscular a partir de los 6 meses de edad. Cuando es por primera vez son 2 dosis, y después cada año.
4.- Antivaricela: se pone subcutánea antes de los 12 meses y refuerzo a los 4 y 5 años.
5- Vacuna contra el Virus Papiloma Humano (llamada contra cáncer cérvico uterino) se pone intramuscular pero consulte a su médico.
La importancia de cumplir con el esquema de vacunas es que protegemos a nuestros hijos de las enfermedades que pueden marcarlo para el resto de su vida, como la Poliomielitis, así que seamos responsables y velemos por su bienestar.

TOME NOTA
El docto Julio Valle, neumólogo pediatra, atiende en la Clínica Cardiológico del Valle. Teléfono: 8881-0508.