Salud y Sexualidad

La salud después de los 40


Dicen los antiguos naturistas que los humanos durante los primeros 40 años conducen su vida de forma desordenada, afectando su salud. Después de los 40 la tendencia es a buscar cómo revertir los daños que provocaron sus descuidos con el objetivo de tener una larga y mejor calidad de vida.
Por otro lado, los mismos naturistas clásicos dicen que hay que vivir de una manera holística, es decir, cuidando el cuerpo, la mente y el espíritu, hasta morir en perfecto estado de salud. Todo esto implica un proceso de reeducación, sentido común y observación de la naturaleza que plantea un alejamiento del consumismo y la publicidad mediática, además propone la reafirmación de los valores del ser humano, la sociedad y la cultura.
Lo ideal es cultivar en familia apego a las normas naturales de alimentación, medicación, educación general y especializada, armonía hogareña y solidaridad social. Es también elemental desarrollar la sabiduría para distinguir lo esencial de lo superfluo y de esa forma ser productivo. Lo más determinante en todo esto se encuentra en la nutrición o alimentación, el control de las emociones y la visión de futuro.
Un hijo que crece en un hogar con relativa estabilidad, con una alimentación natural, sana y equilibrada; sin comidas artificiales, nocivas o chatarra, con principios de convivencia humana normales y con padres que lo sepan conducir; será un ciudadano sano, fuerte y rentable para el país.
Y es posible que este ciudadano, ya de 20 años, aproximadamente, cuando forme familia repita ese estilo de vida más equilibrada y sana. En cambio si procede de un hogar inestable, con hábitos alimenticios inadecuados y sin protección y educación, será un ciudadano vulnerable en su salud y emocionalmente inseguro. Con esa experiencia tenderá a formar un hogar riesgoso y a los 40 años padecerá muchas enfermedades físicas y emocionales, siendo las más comunes el alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, diabetes, hipertensión, disfunción sexual, obesidad, múltiples problemas digestivos, así como cambios de personalidad y conducta.

Cada 7 años cambiamos
Según los sabios maestros naturistas, cada siete años nuestro cuerpo, mente y espíritu cambian. En los primeros 7 años el niño recibe básicamente lo que será en su vida de adulto: crece su cuerpo, desarrolla su mente y sociabiliza. A los 14 desarrolla sus funciones sexuales, comparte, fija conocimientos y afirma destrezas. A los 21, deja de crecer y debe estar listo para ser autosuficiente. A los 28 ordinariamente tiene una familia y un estilo de vida definido. Entre los 35 y 40 años, está en su plena madurez y realización.
No obstante desde los 35 años, su curva evolutiva empieza a experimentar un declive que llegará hasta el fin de su existencia. Esto quiere decir, que sus sistemas y órganos empiezan a funcionar con algunos tropiezos, dependiendo fundamentalmente del estilo de vida que ha llevado en su alimentación, emociones y valores.
Mucho depende también, de la herencia genética, pero a los 40 años el sistema digestivo no es el mismo que a los 20. Las glándulas productoras de jugos para la digestión, los tejidos del estómago, la conformación de los intestinos, el estado del hígado y del páncreas tienen un desgaste obvio y no pueden digerir o degradar los alimentos como 20 años atrás. Por eso se recomienda orientar la nutrición y peso corporal. Los músculos, piel, huesos y arterias están sobre cargados, generalmente.
Ya a los 35 ó 40 años, la piel se apergamina, salen arrugas, pierde brillo, aparecen canas, se es más frágil a golpes o caídas, la piel se vuelve flácida. Todo esto sucede más aceleradamente, si la persona se descuida con la alimentación, no hace ejercicio o lleva una vida noctámbula o bohemia, usando alcohol, tabaco, drogas, entre otras cosas.

Depresión sexual
La función sexual en el hombre ya no tiene el mismo vigor de joven y la mujer pronto será infértil con las consecuencias emocionales y hasta familiares que estos ineludibles fenómenos conllevan. Sin embargo, con una vida natural pueden vivir más y mejor. En la parte de entretenimiento las cosas deben cambiar según la edad; sobre todo si ha habido excesos; después de los 35 años debe cambiar su alimentación.
Generalmente nos enfermamos por los excesos, pero sobre todo en la edad adulta o tercera edad. Hay que construir desde jóvenes o hacer un alto a los 35 ó 40 para poder tener una mejor calidad de vida y no tener tantas experiencias negativas o molestias para nosotros y para quienes nos rodean.

TOME NOTA
Francisco Picado Valle atiende de lunes a sábado sus enfermedades con medicina natural, plantas, acupuntura, masajes, sauna, regulación de su alimentación y peso; orientación personal y balance de energías. Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo cine Rex, 75 v. al lago, mano derecha, T. 2244 2888 y 8861 7881 y en El Raizón, K. 20.2 carretera Masaya, T. 2279 9765, E-Mail: terapiasnat@yahoo.com