Salud y Sexualidad

Semen de exportación


Dinamarca se ha convertido en una potencia exportadora de semen. En su lista de clientes hay 60 países, entre los cuales se encuentran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.
Sólo el banco de semen Cryos International, considerado el más grande del mundo, cuenta con 65 mil mililitros de esperma.
La organización, que tiene 20 años de existencia, asegura que surte de semen a cerca de 500 clínicas de fertilización en todo el planeta.
“Para nosotros es relativamente fácil atraer suficientes donantes, tanto que hasta podemos exportar”, dijo Ole Schou, director del banco de semen danés.
Cryos les paga a los donantes 20 dólares aproximadamente por eyaculación. “Recompensamos a los donantes por calidad y volumen”, señaló Schou.
Entre los países que han recibido semen danés están Alemania, Francia, Bélgica, Finlandia, Grecia, Suecia y España.

Expansión
De acuerdo con Schou, unos 20 mil niños han sido concebidos gracias a las exportaciones de esperma danesa. “Tenemos alrededor de 2 mil embarazos cada año”, dijo.
Paralelamente al número de exportaciones, resaltan las finanzas. La industria del semen danés está satisfaciendo la creciente demanda no sólo de parejas, sino de solteras y lesbianas.
“Tenemos una ganancia anual de 3 millones de euros (poco más de 4 millones de dólares) y la demanda aumenta cada año”, indicó Schou.
Aunque no exportan grandes cantidades de semen a Sudamérica, algunos países de la región han recibido esperma de Cryos.
“Estamos negociando abrir una franquicia en Venezuela. Quizás en un futuro podríamos exportar semen de Sudamérica hacia Europa”.

Reservas
El doctor Roberto Coco, Director de Fecunditas, un centro de medicina reproductiva y genética de Argentina, expresó que un banco de esperma que pueda exportar muestras significa que tiene muchas congeladas y, obviamente, revisadas desde todos los puntos de vista.
“En Argentina hay pequeños bancos (de semen) que sirven para abastecer a los pacientes que nos consultan, pero no para la exportación”, dijo el doctor.
Una de las preocupaciones de quienes trabajan en procesos de fecundación asistida -explicó Coco- es que el esperma de un donante pueda ser usado en varias inseminaciones, dentro de una misma área geográfica. El riesgo es que los hijos puedan encontrarse.
“Cuando los donantes pertenecen a otro país, este temor desaparece”, señaló el médico.
Coco, quien considera clave que en el proceso de inseminación artificial se conserven las características raciales de los padres, ha tenido que solicitar esperma a bancos de semen en el exterior.

Genética vikinga
Algunos analistas señalan que las exportaciones de semen danés están propagando la genética caucásica: piel blanca, ojos azules y cabello rubio.
“Se está exportando material de características físicas especiales”, dijo Coco.
De acuerdo con el médico argentino, lo que podría resultar negativo de la propagación de semen de ciertas características, es que esas características raciales prevalezcan y se evite la diversidad.
“El rubio, alto y de ojos celestes parece ser un prototipo mucho más solicitado que otros”, indicó Coco.
En la página en internet de Cryos Internacional, se pueden conocer en detalle a los donantes y, en algunos casos, están disponibles las fotos de la infancia, aunque sus nombres no aparecen.
Para muchas personas, la donación de semen es la esperanza de miles de parejas con problemas de fertilidad. Para otros, es un negocio lucrativo y para otro grupo, representa un conflicto ético.

BBC Mundo