Salud y Sexualidad

El placer no planeado


Sayali Baca

El sexo ocasional o sexo casual es el nombre que se le da al hecho de tener relaciones sexuales en un momento inesperado, generalmente con personas desconocidas. Este tipo de prácticas se presentaban antes, sobre todo en el sexo masculino, pero ahora no hay distingo de sexo y puede ser de naturaleza heterosexual, homosexual o bisexual.
Yadira Medrano y Eladio Meléndez, especialistas en Salud Sexual y Reproductiva de la UNAN-Managua, afirman que “los seres humanos despiertan las hormonas sexuales a través de distintos movimientos corporales, gestos, frases, timbre de voz, miradas pícaras o dulces que van envueltas en una sonrisa, lo cual los desata bajo un instinto animal, donde el sexo y la casualidad se combinan en un simple momento de placer”.
“No se tiene que ser una mujer de la ‘vida alegre’ para tener sexo casual”, basta con que las personas sientan atracción por otra, para desencadenar un torbellino de sensaciones y pasiones explosivas que suelen darse en esos encuentros casuales”, opina la doctora Medrano.
Para estas prácticas se tiene que tomar en consideración lo que en realidad se desea, porque el simple hecho de tener relaciones sexuales con una persona no es lo fundamental, tiene que sentir atracción, simpatía con el o la desconocida para poder tener un sentimiento en ese instante de placer.

¿Qué personas están propensas a este tipo de sexo?
Medrano refiere que todas aquellas personas que están relacionadas con el consumo excesivo de alcohol, droga o la mezcla de los ambos; fiestas, bailes eróticos o sensuales encienden ese clic de extroversión por completo.
Las personas que no tienen estabilidad emocional con sus parejas se inclinan más por este tipo de prácticas con desconocidos y todas aquellas que por algún motivo hacen viajes de manera constante.

Los pro y contra
Pro: Es ideal para aquellos que no desean atarse a una relación de pareja. Permite que la mente se abra ya que no existe el compromiso a vivir algo fijo y monótono.
Además, se tiene la oportunidad de conocer más personas y experimentar más en la cama.
Contra: A pesar del placer momentáneo, este tipo de encuentros puede dejar una sensación de vacío en alguno de los involucrados. Aun cuando se piensa tener el control para disfrutar del sexo sin afecto, esto puede salirse de las manos y dejar dolor y rencor en algunas ocasiones.
Además no se conoce el pasado de la pareja sexual momentánea, por lo que hay peligro de contraer Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). También se puede llegar a la promiscuidad, y con esto los riesgos físicos y psicológicos que conlleva el tener varias parejas.

Recomendación
Hay que disfrutar la sexualidad con responsabilidad. Cuando decida emprender una relación sexual ocasional, debe tener claro cuál es el inicio y final de la misma y hasta dónde se fijarán los límites.