Salud y Sexualidad

Sorprendidos ‘in fraganti’


Con cierta frecuencia, menores de edad descubren a sus padres mientras tienen vida erótica. Usualmente sucede cuando mamá y papá creen que sus hijas e hijos están ocupados o durmiendo y de repente... ¡abren la puerta!, sorprendiendo a la pareja.
Este evento “sorpresivo” puede generar en los adultos desde culpa hasta molestia con el menor. En los niños pequeños les genera una sorpresa que pueden no saber cómo interpretar y comprender, dependiendo en gran medida de lo que en realidad observaron y de la educación sexual que posean.
En cualquier caso, es importante aclarar, en la medida que sea necesario, lo que sucede en la alcoba matrimonial para evitar que los pequeños creen sus propias explicaciones, usualmente erróneas, de lo sucedido.
Antes de hablar con sus hijos, mamá y papá deben recordar que:
* La sexualidad, y particularmente el erotismo, es un elemento importante, valioso y positivo de la vida saludable.
* La expresión del erotismo en cada etapa de la vida permite a las personas conocerse, identificar sus sensaciones, incrementa la autoestima y la auto imagen saludables.
* Si bien el erotismo es positivo, existen espacios y momentos adecuados para su expresión. El autoerotismo y la vida erótica de las parejas son expresiones privadas e íntimas de la sexualidad.
* Los padres son los responsables de cuidar la privacidad e intimidad de su expresión erótica.
* Los niños deben ser educados para solicitar y respetar privacidad en casa y otros ambientes.
* La educación sobre erotismo infantil puede realizarse con materiales adecuados para la edad de los niños.
* La educación integral debe incluir a la sexualidad como un elemento positivo y enriquecedor de la vida.

¿Qué hacer para evitar que los hijos presencien la vida erótica de los padres?
Algunas sugerencias para evitar que esto suceda o se repita son:

Promueva el respeto a la privacidad en casa
Elabore con sus hijos letreros para las puertas (¡por supuesto debe haber puertas!). En estos letreros pueden escribir de un lado algo semejante a: “Por favor toca la puerta” por un lado y, por el otro, “Quisiera estar sola/o, gracias”.
De esta manera, si un miembro de la familia no tiene inconveniente en que entren y salgan de su cuarto, dejará la puerta abierta. Si está realizando alguna actividad que requiere de concentración, puede cerrarla y colocar el letrero “Por favor toca la puerta”.
Y si, finalmente, no desea ser interrumpido, pues quiere estar solo en su habitación para lo que desee hacer: leer, pensar, dormir, bailar, conocer su cuerpo u otros, tiene la confianza de que su intimidad será respetada y nadie entrará.
Algunos padres sienten la necesidad imperiosa de saber siempre qué están haciendo sus hijos y entran bruscamente para “sorprenderlos”. Este comportamiento muestra desconfianza hacia el menor, impide la construcción de la capacidad para definir límites y, por supuesto, la posibilidad de que los niños repitan esta conducta hacia la intimidad de los padres.
Por múltiples razones, incluyendo la prevención de los abusos, los menores de edad deben tener la oportunidad de marcar límites y decidir cómo maneja su cuerpo y su privacidad.

Cierre su puerta por las noches
Los infantes deben comprender que los padres requieren de espacios de pareja, especialmente en el dormitorio. Pueden aprender con facilidad que mamá y papá necesitan y quieren estar solos a veces para conversar, para leer, para tomar decisiones e incluso para conocerse y acariciarse.
También es necesario que los hijos sepan que mamá y papá se acarician para expresar su amor porque se gustan y esto pueden hacerlo porque son una pareja adulta, que comparten su vida, sus sentimientos, sus planes, el cuidado de sus hijos.
Por todo lo anterior, los pequeños pueden acostumbrarse sin problema a que mamá y papá cierren la puerta de su cuarto, o incluso a respetar los letreros de su puerta. Si por alguna razón usted necesita escuchar lo que sucede en el cuarto de sus hijos por las noches, puede colocar un aparato monitor de sonido (como se usa con los bebés) y si su menor necesita su ayuda, usted podrá escucharle.
Cabe señalar que los niños no deben dormir en el cuarto de mamá y papá y obviamente no es saludable que duerman en la cama de sus padres.
Algunos padres piensan que los niños están dormidos y no se percatarán de la vida erótica. Sin embargo, son los mismos padres quienes despiertan a sus hijos cuando hacen el amor. Estar constantemente en contacto con estas vivencias erotiza a los niños y les genera angustia, no por ser una actividad nociva, sino por ser una experiencia inadecuada para un menor de edad.
Aunque puede ser incómodo hablar del tema, también hay madres y padres de familia que colocan a sus hijos entre la pareja para evitar tener vida sexual, depositando a los hijos una responsabilidad que no les corresponde. Los problemas de pareja son de ellos, es mejor comunicarse que utilizar a los hijos para evitar enfrentar conflictos.
También es usual que madres que por cualquier razón no duermen con sus parejas duerman con sus hijos.
Cualquiera de las alternativas mencionadas, además de presentar la posibilidad de erotizar a los niños, impide su independencia, su autosuficiencia y el logro de su seguridad. Los niños requieren separarse paulatinamente de los padres para conformarse como personas independientes, libres, capaces de crecer y madurar.

¿Qué hacer cuando sucede?
Si sus hijos les observaron mientras tenían un encuentro sexual:
Pregunte a su menor:
¿Recuerdas cuando entraste a nuestro cuarto…? ¿Qué creíste que estábamos haciendo? ¿Y qué piensas de eso?
Escuche y converse mientras su menor contesta, intente ser flexible, amable, hable en tono dulce.
Aclare lo sucedido: Si su hijo tiene menos de 8 años: “A veces tu papá/mamá y yo, como somos adultos, nos acariciamos para expresar que nos queremos y nos gustamos. Eso es muy lindo, pero es privado. Debo cerrar la puerta de hoy en adelante”.
Si su hijo tiene más de 8 años o cuenta con más información: “Tu mamá/papá y yo hacíamos el amor. Hacer el amor quiere decir acariciarse, decirse cosas lindas, unir los cuerpos e incluso puede ser que decidamos colocar el pene de papá en mi vagina (si tiene información). Cuando eres adulto es algo muy bonito si ambas personas están de acuerdo. ¿Qué opinas de eso?” “Siento no haber cerrado la puerta y que nos hayas visto, porque es algo privado, ¿qué te parece si yo cierro la puerta y tú tocas cuando quieras algo?”.
Si les escucharon hacer ruidos fuertes, aclare su significado para evitar que imaginen eventos agresivos: “Cuando los adultos estamos juntos acariciándonos sentimos muchas emociones intensas, por eso hacemos ruidos”.

Sexualidadonline.com