Salud y Sexualidad

Supere el insomnio con medicina natural


Sufrir de insomnio es una experiencia fuerte que provoca desgaste y pérdida de energía en sus actividades diarias, al mismo tiempo que es puerta para que otras enfermedades o malestares afloren.
Hablando del sueño, debemos dormir, aproximadamente ocho horas. Algunas personas duermen más otros menos, sin embargo, cuando se tiene el sueño fraccionado, es decir, le cuesta dormirse, se despierta varias veces por la noche o amanece con la sensación de que no ha dormido o está cansado.

Causas
Por alguna razón la persona puede un día u otro dormir mal, pero si ese fenómeno se presenta, al menos por un mes continuo, hay que definir que padece de insomnio. Las causas muchas veces se saben o se intuyen, pero en otras se desconocen. Ordinariamente se debe a estrés, depresiones, ansiedad por asuntos pendientes que tiene que solventar; ingesta de sustancias como café, té, medicinas, licor, drogas o por algún dolor o malestar físico latente.
Algunas personas por tener horarios de trabajo irregulares descontrolan el reloj biológico y se les dificulta entrar a la normalidad o durante el día, el ruido y la actividad de la gente despierta no los deja conciliar el sueño o bien es interrumpido constantemente.
Lo más fácil para algunas personas es tomar un somnífero y con eso piensan resolver el problema, pero en realidad sólo lo enmascaran y tendrán una reacción muchas veces adversas en el ánimo y el ritmo de sus acciones y carácter. Si la persona es desordenada en sus horarios para dormir y levantarse lo mejor es que regule y se auto discipline; si por razones de trabajo eso le afecta, aunque parezca fácil decirlo, debe cambiar de trabajo, es más importante la salud; si hay problemas económicos, haga un plan para solventarlo y aténgase a él; si son problemas existenciales, de carácter o de pareja, de igual forma, haga un plan para resolver ese tipo de conflicto con la ayuda de personas o profesionales adecuados.

Consejos
Se recomienda cenar temprano y alimentos ligeros, lo mismo que tomarse un baño con agua tibia o caliente, de igual manera es adecuado hacer el ambiente del sueño como lavarse los dientes, disponer la cama, ponerse ropa adecuada, apagar la TV, no fumar antes de acostarse. También lea un libro, ponga música relajante o haga oraciones. Todo lo que personalmente ayude es positivo. Si por otro lado, tiene ronquidos fuertes, le da calambres en las piernas o se le ponen frías, si por segundos se queda sin respiración o tiene deseos de orinar muy frecuentemente, debe consultar a su naturista o médico de confianza porque pueden ser avisos de enfermedades hasta cierto punto serias.

Con medicina natural
En cuanto a la medicina natural existe una variedad de plantas relajantes que conducen al sueño, entre esas tenemos la valeriana, el tilo, la melisa, la manzanilla, la pasiflora; algunas veces es bueno combinar algunas de éstas. Se deben tomar no sólo por la noche, sino 3 veces al día, media hora antes de las comidas y si olvida, una hora después. Para las personas con serio insomnio, pueden tomar doble dosis antes de acostarse. Es recomendable que las tomen en cápsulas, gotas o infusiones. Debe tomarlas, aunque ya duerma bien, por unos 15 días y notará el cambio.
Es adecuado hacer ejercicio antes de acostarse, eso ayuda a descansar el cuerpo y orientarse al sueño. La acupuntura es excelente y cura de fondo todos estos problemas, además que se aprovecha para solucionar otros problemas de salud. También puede acompañar este tratamiento con masajes relajantes y moxas. Solemos aplicar agujas en las orejas para este fin, pues todos son recursos para dormir bien y tener un día espléndido. Ayudan los ejercicios de relajación, el yoga y otras técnicas de energía que proyectan sus acciones al área subconsciente. No hay razón para dormir mal y amanecer peor al día siguiente, un tratamiento con medicina natural es inocuo, barato y efectivo.