Salud y Sexualidad

Rompiendo las brechas de la edad en el amor


Aún no entiendo por qué, en pleno siglo XXI, las relaciones de pareja entre un hombre y una mujer bastante más joven que él no están mal vistas, pero si la que es mayor es la mujer, se sigue generando un sinfín de habladurías maliciosas y de conjeturas variadas.
Los hombres mayores darían protección y seguridad a las mujeres más jóvenes, y desde siempre, esto fue aprobado por la sociedad: era el orden patriarcal tradicional. Las legiones de viudas jóvenes del pasado parecen no haber hecho mella de esta costumbre.
Por el contrario, las mujeres que hallan parejas bastante menores (7, 10 años e incluso más diferencia) siguen teniendo que dar explicaciones, enfrentándose a prejuicios sociales y a personas intolerantes, soportar que digan que el hombre tiene algún problema con su figura materna... ¿Y si no fuera así? ¿Y si simplemente, el amor nació entre dos personas que ven más allá de la edad, al ser humano que tienen delante?
Algunos puntos a tener en cuenta:

* Se puede compartir gustos, objetivos e ilusiones, a pesar de las diferencias de edades.
* En toda relación de dos (sin importar la edad) es necesario hacer concesiones, y queda en cada miembro de la pareja saber qué límites pondrá y qué aceptará para hacer feliz a la otra persona.
* La madurez no está dada por el número de años que hayamos vivido, sino por cómo capitalizamos la experiencia acumulada en estos años.
* Hoy en día, incluso la posibilidad de que las mujeres sean madres a una edad más avanzada permite opciones que hace años parecían casi imposibles.
* Las posibilidades de éxito de toda pareja se basan en el amor, el respeto, la afinidad, los proyectos compartidos, y no en lo que un simple documento de identidad puede indicar en: “fecha de nacimiento”.

Soloellas.com