Salud y Sexualidad

Miomas histerectomía y vida sexual


El aparato reproductor femenino es sensible a la aparición de múltiples enfermedades y anomalías, una de ellas es la miomatósis, que se ha convertido en el látigo de las mujeres contemporáneas, pues una de cada tres lo padece. Asimismo es algo que que nos causa temor y siempre lo vemos como un precedente para cáncer.
Una lectora de 49 años recién acaba de enterarse de que tiene un mioma uterino y tiene ciertas dudas que trataremos de aclarar.
En primera instancia, hay que recalcar que un mioma o fibroma es un tumor benigno que se incuba y crece gracias a la acción de los estrógenos. Su lugar de alojamiento son los músculos uterinos o de la matriz. y no es exactamente un precedente de cáncer.
Los miomas están compuestos por tejidos fibrosos y de escasos músculos, por lo que es muy difícil que se contraigan. Según el lugar donde estén ubicados los fibromas la miomatosis puede ser submucosa y subserosa. En el primer caso el mioma está dentro de la cavidad uterina y en el segundo la mitad o más de la mitad del tumor está en la superficie serosa del útero.
La sintomatología varía de una mujer a otra, en dependencia del tamaño y número de miomas. Hay pacientes que pueden llegar a sufrir sangrados profusos y dolores muy fuertes. Asimismo, si el mioma es muy grande y contrae el recto o la vejiga, la mujer tendrá problemas para orinar y defecar. Además, la fibrosis incluye el riesgo de padecer anemia, quedar infértil o sufrir un aborto.
En cuanto a la vida sexual de una mujer con fibrosis el doctor Armando Marenco, ginecólogo obstetra, considera que “puede llevar una vida sexual normal siempre y cuando el mioma, por su tamaño, no le ocasione dolor al momento de la penetración”.

¿Siempre es necesaria una cirugía cuando hay miomatosis?
La miomatosis uterina puede ser tratada de diversas maneras. En primera instancia, el médico puede indicar un tratamiento a base de progestágenos presumiblemente para reducir el tamaño, inducir atrofia endometrial y disminuir el sangrado.
Sin embargo, si el mioma está causando muchas molestias, se recurre a la miomectomía.
“El método quirúrgico se elige en dependencia directa del tamaño y lugar donde se aloja el mioma”, afirmó el doctor Marenco.
Generalmente la herida de la cirugía se asemeja a la de una cesárea y tiene como fin limpiar el útero. No obstante, el doctor Marenco compartió que se puede realizar por laparoscopia o por histerescopia. Cuando se practica laparoscopia se hace una incisión en el ombligo y por ahí se introduce el endoscopio (especie de manguera conectada a un sistema de video) y dos incisiones en la zona púbica para penetrar los elementos quirúgicos.
En la histerescopia se usa un dispositivo diminuto que se introduce por la vagina y tiene fibra óptica que permite ver el mioma y extirparlo.
El doctor Marenco también habló del dispositivo intrauterino llamado Mirena, el cual contienen una cantidad de hormonas destinadas a disminuir el tamaño del mioma. También compartió que si la fibrosis es muy grande se recurre a la histerectomía.

¿Qué es la histerectomía?
La histerectomía es el procediemiento quirúrgico a través del que se extirpa de manera total o parcial el útero.
Según la doctora María Elena Miranda, gineco-obstetra, las causas de extirpacion más frecuentes son los fibromas, que en ocasiones alcanzan gran tamaño, pueden ser como un embarazo de nueve meses. Otras causas son cáncer de cervix, problemas de sangrado durante el parto o cesárea por inserción anormal de la placenta en la pared uterina (placenta increta o percreta), adenomiosis de tejido endometrial o que descamamos todos los meses en la menstruación o tumoración de la pared uterina. La edad promedio de estas enfermedades en las pacientes es entre 35 y 48 años.
Ella compartió que si se practica la histerectomía y sólo se extirpa el útero, los ovarios, que son los órganos que producen las hormonas femeninas, quedan intactos, de manera que las mujeres tienen cambios en su organismo, como la tensión de las glándulas mamarias y sus tejidos vaginales con igual textura a la de antes de su histerectomia, siempre que la paciente no esté en menospausia.
También dice que “al ser el útero un órgano reproductor se considera que afecta la sexualidad, pero hay que recordar que su principal función es la anidación del huevo fecundado para su desarrollo y crecimiento”.
Los estudios clínicos y seguimiento a mujeres post histerectomía reportan que sus relaciones mejoraron al desaparecer la patología que producía el dolor y limitaba sus relaciones sexuales. El 75 % continuó su mismo ritmo, un 15 % incrementó su ritmo sexual y sólo 5% reportó disfunción sexual, y esto guarda relación con la preparación psicológica previa a la cirugía, pues a muchas parejas les da temor tener sexo después de la operación”, aseguró la doctora Miranda. No puedo omitir que si la mujer que se someterá a la histerectomía aún no llega a la menopausia, ésta la acercará a ella porque evitará que sangre cada mes (períodos).
Así que las mujeres con miomatosis o fibrosis uterina tienen que conversar con su médico sobre el problema y pedirle que le explique a fondo qué medidas son las adecuadas en su caso. No tengan miedo si tienen miomas porque raras veces se convierten en tumores maligno y tampoco huyan de la cirugía porque es falso que la histerectomía es causa directa de disfunción sexual femenina. A nuestra lectora, ánimo y adelante.