Salud y Sexualidad

Lo que debes hacer para mejorar tu vida sexual

Una buena comunicación con tu pareja es la clave para una sexualidad más plena y satisfactoria. Te contamos todo lo que deberías saber para vencer las barreras y comenzar la charla que siempre ha estado pendiente

A continuación, le ofrecemos algunos SI para tener en cuenta a la hora de comenzar a expresarle nuevas ideas a su pareja, si es que nunca las ha expresado antes y busca propiciar una buena comunicación:

Sí a estar dispuesto a escuchar a su pareja
Existe una gran variedad de reacciones que su pareja podría tomar cuando se aborde el tema sexual. Pero salvo que exista una sorprendente concordancia al respecto, será necesario mantener una charla, para la cual será muy importante estar abierto a oír lo que tenga para decirle él o ella, aunque no le guste (lo cual no significa, por supuesto, que su pareja tenga vía libre para insultarle o decirle cosas desagradables).
Lo importante, es saber que no se debe esperar que la pareja adopte una posición pasiva, en la que sólo se limite a escuchar. Podrá coincidir o disentir, pero en cualquiera de los casos, como ser humano que es, y hablando de un tema tan sensible, tendrá mucho para decir.
Escuche, responda a sus preguntas, quite todas las dudas o temores, y asegúrese que su pareja no tome todo esto como un gran problema, sino, simplemente, como un camino que recorrerán juntos en pos de lograr enriquecer su vida sexual.
Si verdaderamente ama a su pareja, debería hacérselo saber en todo momento, para lo cual, una de las cuestiones más importantes, será demostrarle que está dispuesto a escucharla abiertamente.
Sí a hablar cuando ambos están relajados y se sientan abiertos
Como nos referimos anteriormente, nunca será bueno saber el tema sexual cuando se está apurado a punto de salir o después de un estresante día en el trabajo, es decir cuando existe un ambiente de estrés que puede trastornan a ambos miembros de la pareja.
El momento ideal, por el contrario, será preparando la sorpresa de una cena agradable, arreglando una habitación para proponer sentarse o acostarse en calma, relajados durante la noche, o creando cualquier tipo de cálida atmósfera en un espacio cómodo, además del de su dormitorio, para hacer que su pareja se sienta cómoda, segura, y capaz de expresar sus sentimientos de una manera abierta donde nadie los juzgará.

Sí a los videos para adultos
Cambie su rutina de películas, y comience a incentivarse a sí mismo y a su pareja con un video adulto. Los hay desde historias de ficción hasta guías de caricias estimulantes, poses más sensuales, juguetes sexuales, hasta formas de practicar el sexo anal y oral.
Estos últimos videos son muy educativos, así como también agradables y serios, muchos de los cuales se producen en cooperación con sexólogos, educadores y terapeutas, han sido diseñados para estimular la charla de pareja sobre sexo entre otros asuntos de intimidad.
Todos ellos le proporcionarán la posibilidad de crear un gran momento erótico, para comenzar a gozar del sexo junto a su pareja. ¿Tiene vergüenza de pedirlos? Cómprelos mediante Internet.
Sí a los libros y notas sobre sexo
Para el caso de que no aprecie, del todo, los videos adultos, podrá acceder a numerosos libros y notas sobre este tema específicamente.

Resumiendo…
Luego de leer este artículo, seguramente se habrá dado cuenta de cuán importante será, para usted y su pareja, el hecho de mantener una comunicación abierta, para hablar de sexo. Así como se brindan amor y cuidado, deben ser capaces de hablar sobre todo lo que está en la mente de cada uno, tan sólo recordando manejarse siempre de forma adulta y respetuosa el uno con el otro.
Las relaciones están repletas de tiempos buenos y tiempos malos. Pero cuando se trate de mejorar el goce sexual de la pareja, los malos momentos por los que tal vez se podrá atravesar al expresar los temores y fantasías de cada uno, sin dudas tendrán como resultado tiempos mucho mejores, en donde cada uno podrá ser más libre para expresarse abiertamente ante su compañero, en pos de lograr una vida sexual y global, mucho más plena y saludable.