Salud y Sexualidad

La melisa y sus propiedades medicinales


A la planta medicinal melisa se le conoce también como toronjil, y es excelente para combatir los problemas del sistema nervioso y muchos otros malestares. Se cultiva en Nicaragua y se puede encontrar en tiendas naturistas. Los frailes carmelitas descalzos la hicieron famosa desde el S. XVI, con su preparación denominada “Agua del Carmen”, para tratar a personas con alteraciones nerviosas en diferentes partes del cuerpo.
El estrés, la angustia y el insomnio se regulan o desaparecen con esta planta medicinal, dado que tiene propiedades químicas que también procuran la relajación cerebral y muscular. Quienes padecen taquicardia pueden controlar su problema al tomar una taza de melisa, acompañada con tilo y/o valeriana para que sea más eficaz.
Por sus propiedades naturales, o bien químicas, se conoce que ayuda a los espasmos del asma y aviva el deseo sexual en las mujeres, sobre todo durante las etapas críticas de menopausia. Existen casos clínicos que afirman que mejora los problemas que genera la glándula tiroides. La melisa la podemos tomar en cápsulas, gotas o en rama, a manera de infusión.
Su uso externo
La melisa se usa también externamente para lavar heridas, calmar molestias por piquetes de insectos; para el mal aliento con enjuagues bucales o colutorios. Funciona también como tapón para aliviar dolores de muelas y oídos. Se puede usar en baños relajantes cuando hay dolor de cuerpo o cansancio en los pies, para lo cual recomiendo los pediluvios.
La industria de la belleza la usa en sus aceites esenciales para fabricar cremas, sobre todo, para la piel seca. Se puede usar en mascarillas con arcilla y tiene efectos rejuvenecedores del cutis o la piel.
Entre otras propiedades está alejar insectos que invaden roperos usando sus ramas. En la cocina incluso es muy útil para darle sabor a las ensaladas y es una planta melífera, es decir, que atrae a las abejas dándole mejores propiedades a la miel que ellas producen, de ahí su nombre griego, planta de la miel.
Funciona también para la fabricación de algunos licores y cosméticos. Su toxicidad es muy baja, pero las mujeres embarazadas o lactantes deben omitirla. Cuando se usa en aceite debe hacer pruebas de resistencia, sobre todo si se expone al sol.

TOME NOTA
Francisco Picado Valle atiende sus enfermedades con medicina natural, plantas, acupuntura, masajes, sauna, regulación de dieta y peso; orientación personal y balance de sus energías. El 3 de octubre inicia curso de Cocina y Dieta Vegetariana, infórmese. Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo cine Rex 75 v. al lago, mano derecha, telf.: 2244 2888 y 8861 7881 y en El Raizón, K. 20.2 carretera Masaya, telf.: 2279 9765, e-mail: terapiasnat@yahoo.com