Salud y Sexualidad

Come inteligentemente y vive mejor

Un sistema de alimentación devuelve al organismo la posibilidad de llegar a un estado real en que funcione al límite de eficiencia

Hoy el estilo de vida en la ciudad ha cambiado tu esquema de alimentación. El hecho es que tus malos hábitos alimenticios se originan por la falta de tiempo y estrés, lo que está acelerando tu proceso de envejecimiento y se denota a través de problemas de salud que se derivan principalmente por el exceso de peso.
Ahora, para contrarrestar esa situación, retoma el sentido de lo natural: cambia tu forma de comer ¿quieres saber por qué? sigue leyendo.

Ponte en forma
Una máxima milenaria dice “somos los que comemos” de ahí que el Dr. Barry Sears, médico bioquímico estadounidense, empezó a investigar hace más de una década sobre un nuevo sistema de alimentación.
Basado en estudios antropológicos, el Dr. Sears rediseñó la pirámide nutricional que se conoce en la actualidad a través de entender cómo funciona hormonalmente el organismo.
Él señaló que el cuerpo tiene la capacidad de generar salud, longevidad y vitalidad a través del simple hecho de que aprendas a alimentarte basándote en la forma como tu morfología lo indica.
Este sistema de alimentación al cual denominó la Zona, se ha puesto a prueba con atletas de alto rendimiento, en pacientes inmunocomprometidos y con aquellas personas que deseaban tener más vitalidad, reducir peso y verse más jóvenes.
El resultado fue que los participantes en las investigaciones del Dr. Sears descubrieron un estado de mejor calidad de vida y un rendimiento óptimo que los deportistas llaman “la zona”, de ahí que se acuñará esta acepción a este método de alimentación.
La mayor aportación que brinda esta propuesta es que ofrece devolverle al hombre el equilibrio hormonal que le corresponde.

Nuevos hábitos
La Zona propone que en toda comida se consuman los tres grupos de macro nutrientes principales en un porcentaje óptimo: 40% carbohidratos, 30% grasas y 30% proteínas.
El organismo trabaja con energía contenida básicamente en la grasa y contrariamente a lo que se indica, el no consumirla ha orillado al hombre a sólo comer carbohidratos, los cuales se convierten en grasa no adecuada cuando el cuerpo no requiere de más carbohidratos y así ésta se acumula en las zonas adiposas, de ahí que cuando una persona quiera bajar de peso no lo consiga si es que se ha privado de alguna comida o bien que no esté comiendo proteínas y grasas monosaturadas; el chiste está en revertir la forma cómo uno se alimenta.

Come más veces al día
Para obtener los beneficios de la Zona, es necesario empezar a comer cinco veces al día ( tres comidas normales y dos snacks) con la finalidad de acelerar el metabolismo y no dejar más de 3 horas entre cada comida.

Nutrientes esenciales
Las proteínas que se deben consumir por orden de calidad son: los pescados frescos de agua fría, el pollo, la carne magra (ternera o res) y la clara del huevo.
Las únicas grasas que son benéficas y deben comerse son: la almendra, las aceitunas, la nuez de macadamia, el aguacate y el aceite de oliva. Siempre prefiera los carbohidratos simples (las frutas y verduras) o aquellas que tengan fibra.
La ventaja de este método inteligente de alimentación, es que se puede empezar a cualquier edad y los resultados serán una terapia antioxidante que retarda el proceso de envejecimiento y que fortalece a su sistema inmunológico.
Soloellas.com