Salud y Sexualidad

¿Qué es la inapetencia sexual?


La pérdida de interés por las relaciones sexuales es la primera causa por la cual las parejas consultan a terapistas sexuales. El problema probablemente es más común de lo que se reporta, ya que algunas personas creen que es parte del proceso normal de envejecimiento, por lo que no piensan necesario buscar ayuda médica.
En el pasado, los principales motivos de consulta se dirigían hacia problemas de eyaculación precoz, falta de lubricación e impotencia, pero en la actualidad manejar estas dificultades relacionadas con el acto en sí, se hace más abiertamente, en cambio la disminución del deseo sexual es una condición muy compleja, hay factores sicológicos, emocionales y físicos que se deben considerar.

¿Quién lo padece?
Hombres y mujeres reportan el problema por igual, pero las mujeres con mayor frecuencia buscan ayuda. Es la mujer la que solicita las citas con el terapista, aunque sea su pareja la del problema. Se decía que el deseo sexual se veía como un problema femenino. ¿Cuáles razones hicieron que se volviera igual para ambos? Tal vez los hombres hoy comparten sus sentimientos más fácilmente. Pudo haber contribuido la responsabilidad agregada del padre en la crianza de los hijos.
La combinación de los múltiples roles y el estrés de la mujer hacen difícil mantener una vida sexual activa. Ambos cónyuges están exhaustos, convirtiendo el sexo en una obligación más en lugar de ser una actividad divertida y relajante.

¿Es realmente un problema?
El tiempo exacto de cuándo una pareja debe buscar ayuda no está bien definido. Las parejas pueden tener relaciones sexuales sin sentir deseo. El principal asunto es emparejar el interés sexual entre la pareja. La clave es lograr una sociedad y relación que funcione. Incluso las parejas bien compaginadas tienen sus altibajos, lo importante es cómo manejan esas inevitables diferencias.
La clave es trabajar en los aspectos de comunicación, confianza y en compartir fantasías y sentimientos. Se hace énfasis en la importancia de comprometerse: ¿qué tanto estoy dispuesto a ceder yo para complacer a mi pareja?

Buscando ayuda
Se deben descartar aquellas condiciones médicas que puedan estar relacionadas con la causa de pérdida de apetito sexual. Los problemas de deseo sexual deben ser tratados por un terapista sexual, y si existe un problema físico o funcional, debe ser tratado por médicos especialistas en ginecología o urología.
Los terapistas sexuales legítimos son profesionales de salud mental entrenados especialmente. Deben tener título profesional de sicólogos o siquiatras con especialidad en sexología.

¿Qué es lo normal?
¿Cuántos se pueden beneficiar del tratamiento? Las emociones tales como el deseo sexual son difíciles de medir. Pero siete de cada diez pacientes manifiestan una mejoría en su relación de pareja con tratamiento. En algunos casos esta mejoría se debe a un análisis real de lo que se considera “normal”. Las personas a veces se comparan con situaciones no realistas y estándares influenciados por el medio. Lo normal es con lo que usted y su compañero se sienten satisfechos en términos de comportamiento y frecuencia.

Cuando la pasión decae, luego años de normal deseo sexual, las causas pueden ser:

* Problemas de salud tales como enfermedades del corazón, diabetes, artritis o cáncer
* Efecto secundario de medicamentos
* Desequilibrio hormonal
* Problemas de relaciones e interrelación
* Aburrimiento sexual
* Problemas sicológicos
* No sentirse atractivo

La disminución de la libido de manera crónica (de toda la vida) es más rara y las posibles causas incluyen:
* Deficiencias hormonales
* Trauma de la niñez
* Supresión de fantasías

Causas: separando hombres de mujeres

Existen diferencias importantes entre los sexos cuando se estudian las causas del bajo deseo sexual:
Depresión: las mujeres con inapetencia sexual son más propensas a la depresión. Esta depresión no se clasifica como una depresión clínica que necesariamente requiere terapia y medicación.
Dificultades en la relación: los problemas emocionales con el compañero ocasionan la pérdida de interés sexual en la mujer. Los hombres logran separar el sexo de los problemas de relación de pareja.
Estrés: cuando la mujer está estresada, es más propensa a perder su apetito sexual.
Presencia de otro problema sexual: para la mayoría de hombres y mujeres, la pérdida del deseo sexual ocurre simultáneamente con problemas de excitación. Las mujeres sufren más frecuentemente de inhabilidad para excitarse mucho tiempo antes de reportar un problema de deseo o apetito sexual. Muchos hombres sufren de impotencia antes, al tiempo o luego del problema de inapetencia sexual.

Fuente.www.contusalud.com