Salud y Sexualidad

“A Calzón Quitado” con la Dra. Heike


Queridos lectores(as),
Alrededor del 75 por ciento de los padres de niños norteamericanos (de raza blanca) toman una decisión irreversible sobre el cuerpo de su bebé: permiten que le corten, por razones higiénicas (y no religiosas), una parte sana de sus órganos genitales, el prepucio. En realidad, carecemos de información confiable sobre el efecto de la circuncisión sobre el futuro disfrute sexual de estos niños. Pero se sabe que algunos sufrirán como consecuencia un sentimiento profundo de “pérdida” al sentirse mutilados.
Sin embargo, la operación del lector de esta semana es algo distinto. Pretende quitar un prepucio demasiado estrecho y que le causa molestia durante las relaciones sexuales. Así que de esta manera busca aumentar su disfrute sexual. Para información completa (y para que se sienta bien), le explico también otras posibles ventajas de la circuncisión, incluyendo un cierto efecto preventivo del VIH. No obstante, por lo que dicen los expertos, este efecto protector parcial no justifica una circuncisión “rutinaria” de niños, adolescentes o adultos como prevención y desgraciadamente tampoco significa la posible superfluidad del condón en el futuro próximo.

“Mi médico me recomienda la circuncisión,
pero, ¿qué significa eso para mi vida sexual? ”

Pregunta:
“Padezco de fimosis, lo que me molesta durante las relaciones sexuales. Mi médico recomienda realizarme la circuncisión, pero primeramente quisiera que me diga qué significa esta operación para mi vida sexual”. (A., 22 años)

Repuesta:
Querido A:
Entiendo perfectamente su preocupación sobre lo que le pasará (sexualmente) después de cortar una parte tan delicada de su cuerpo, como es su prepucio. Sin embargo, puedo asegurarle que la circuncisión es una operación bastante sencilla, hecha con anestesia local o general, que conlleva muy pocas complicaciones.
Usted está actualmente sufriendo de incomodidad o dolor en su pene durante las relaciones sexuales por el apretamiento de su prepucio estrecho, que no se puede retractar completamente para dejar el glande (cabeza) expuesto de su pene. Esta molestia se quitará completamente y la fimosis ya no estropeará su placer sexual.
En relación con otras ventajas médicas: una circuncisión posiblemente reduce la probabilidad de sufrir cáncer de pene (y en su mujer, de cáncer del cuello de la matriz) en el futuro. Un pene circunciso se infecta con menos facilidad del virus de papiloma humano, el causante principal de ambas condiciones. Asimismo, la operación tiene un cierto efecto protector ante una infección de VIH, sífilis y otras de transmisión sexual. La piel del glande, que estaba cubierto por el prepucio anteriormente, se pone más dura y menos vulnerable a infecciones después de la circuncisión. Además, ya no existirá la mucosa delicada del prepucio después de su extirpación. Igualmente, después de la operación es más fácil mantener la higiene personal y limpiar su pene “a fondo”, evitando que los “agentes infecciosos” se queden mucho tiempo en contacto con la piel, en un ambiente cálido y húmedo. Al mismo tiempo, la operación le facilitará quitar el esmegma, con su olor característicamente fuerte, escondido debajo de su prepucio angosto. Este hecho podría tener un “efecto secundario” muy agradable: ¡tal vez su pareja se animará más frecuentemente a satisfacerle con sexo oral!
Con respecto al efecto de la circuncisión sobre su vida sexual, se puede decir que por falta de estudios científicos en esta área todavía no se ha definido bien el rol del prepucio para la satisfacción sexual del hombre. En general, las estadísticas muestran que existen hombres que se quejan de efectos negativos, sin embargo, otros reportan efectos positivos sobre su vida sexual.
Existe la posibilidad de una cierta reducción de la sensibilidad del glande de su pene después de la operación. A través de la circuncisión se corta un pedazo de piel sensible con muchas terminaciones nerviosas y, como ya mencioné, la piel de su glande se endurecerá sin su capa protectora, por ser expuesta al aire y al roce de la ropa.
Además, la sensación de la penetración cambia, como ya no existe el movimiento deslizante entre el glande y la vagina, durante los empujes, que está causado por el prepucio.
Sin embargo, menos sensibilidad física no significa automáticamente menos placer o satisfacción sexual. La última no sólo tiene dimensiones físicas, sino también psicológicas, emocionales, espirituales, etc.
Tal vez notará una disminución de lubricación al momento de (permitir) masturbarse. Como remedio recomendaría, como siempre, un lubricante personal basado en agua, que se vende en las farmacias.
Normalmente, el “funcionamiento” del pene, como la erección o la eyaculación, no se ve afectado por la operación.
Sobre el tema de la atractividad de un pene con (o sin) prepucio no existe ningún consenso. Tanto el aspecto de penes “a la nature” como los penes circuncisos tienen sus aficionados/as.
Entonces, aunque la operación le liberará de sus síntomas durante las relaciones sexuales, existe una posibilidad de cierto efecto negativo sobre su disfrute sexual. Por esta razón, le recomendaría visitar a un especialista en el campo, un/a urólogo/a, para discutir también alternativas a la circuncisión, por ejemplo la “precupioplastia”, que es una operación menos invasiva, o el tratamiento conservador con estrechamiento sistemático del prepucio, facilitado por una crema de esteroides.
Posición sexual de la semana (No.9):
“El cruzado”

Categoría: “Posiciones cara a cara”

Dificultad: poca (1/4), dependiendo del tamaño del pene

Grado de esfuerzo para él: poco (1/4)

Grado de esfuerzo para ella: poco (1/4)

Técnica:
La mujer tumbada sobre la espalda, ligeramente sobre el costado, apoya sus piernas sobre la cadera de su pareja. El hombre se posiciona en ángulo recto con ella para la penetración.

Ventajas:
Una posición muy íntima y romántica para hacer el amor con suavidad.
No involucra un gran esfuerzo físico: buena posición también para personas mayores o con problemas respiratorios, corazón o articulaciones.
Permite nuevas sensaciones por una penetración en un ángulo poco común.
Excelente opción también para el sexo después de una cena pesada
Asimismo, buena posición durante el embarazo. (Sin embargo, a las mujeres con embarazo avanzado no se recomienda quedarse por mucho tiempo acostada boca arriba, por el efecto negativo sobre la circulación de sangre hacia el bebé).

Desventaja:
Amplitud y profundidad limitada del movimiento del coito.
Riesgos de salida involuntaria del pene. Para evitar eso, ella puede comprimir los muslos y los músculos pélvicos para conservar el pene bien asentado y maximizar las sensaciones.

Dra. Heike Gleser, médica alemana residente en Nicaragua, especialista en Salud Sexual y Reproductiva, y miembro del “Colegio Real de Ginecólogos y Obstetras” del Reino Unido. Correo electrónico: calzonquitado@elnuevodiario.com.ni