Salud y Sexualidad

Combatamos la anemia


El sistema circulatorio es el encargado de transportar el oxígeno y los nutrientes a nuestro cuerpo a través de la sangre, misma que debe ser suficiente en calidad y cantidad. Los enemigos de la sangre son las toxinas o venenos que eventualmente pueden llegar a nuestra sangre vía alimentos, sustancias tóxicas, medicinas o por ingerir sustancias inadecuadas. Los trastornos metabólicos o funcionales algunas veces interrumpen el funcionamiento y calidad de la sangre, se producen enfermedades significativamente agresivas como la anemia en sus diferentes tipos.
Uno de los componentes de la sangre son los glóbulos rojos; éstos se encargan de llevar el oxígeno a las células del cuerpo. Para ello se agencian de la hemoglobina, misma que desde los pulmones ayuda a transportar el oxígeno y retirar el dióxido de carbono de las células para transportarlos nuevamente a los pulmones.
Para que la hemoglobina haga bien su labor se asocia al hierro, de lo contrario se produce la anemia ferrogénica. Algunas veces hay otras complicaciones celulares, pero son menos comunes. Los glóbulos rojos viven alrededor de cuatro meses, luego mueren y se depositan en el hígado y bazo, de donde es reabsorbido el hierro para formar, junto con la médula de los huesos, nuevos glóbulos rojos.
La anemia por falta de hierro suele presentar cansancio, sudor excesivo, fatiga, color amarillento de la piel, problema en la uñas, zumbidos en los oídos, inapetencia, sueño, gusto por morder algunos objetos, dolor de cabeza, entre otros síntomas. Las causas son: hemorragias, alimentación inadecuada, alcoholismo, embarazo y lactancia. Otra puede ser la falta de absorción o poca ingesta de vitamina B12, la cual se oxida con el alcoholismo o por problemas metabólicos de la sangre y el hígado.
Cuando hay presencia de la enfermedad, se ocasiona trastorno en el ácido fólico del cuerpo; es por eso que a toda mujer embarazada, después de un análisis de sangre, se le recomienda una dieta natural adecuada o suplementos de hierro, vitaminas y ácido fólico.

¿Tengo anemia?
Es fácil detectar cuando una persona tiene anemia, ya sea por lo anteriormente dicho o por la coloración de sus uñas, la parte interna de su párpados, encías y labios; las uñas crecen hacia arriba y su rostro tiene un aspecto triste. Y, por supuesto, es necesario practicarse un análisis general de sangre.
Lo que sí puede presentar alguna dificultad es detectar su origen. Por esta razón se recomienda que visite a un especialista, médico o centro de salud para que asuma un tratamiento seguro.
En todos los tipos de anemia es indispensable revisar la alimentación a la que está habituado el paciente. Es importante recurrir a una nutrición natural que incluya abundantes frutas, verduras, ensaladas y proteínas vegetal o animal. La nutrición debe ser una actitud, no una dieta por un tiempo fijado; tiene que ser sostenible, completa y sana.
Recomiendo los cereales integrales, brócoli, espinaca, las hojas de zanahoria y remolacha; la verdolaga, soya, frijoles, papas, maní, ajonjolí, pasas. Las plantas más recomendadas son el diente de león, romero, alfalfa, polen de abejas, sábila; las carnes rojas, pescado, pollo, huevos y leche, todo con su respectiva medida. La levadura de cerveza y el carao son excelentes regeneradores de los glóbulos rojos.
Algunas veces las úlceras, parasitosis, hemorroides, infecciones y la ingesta inmisericorde de antibióticos, menstruación abundante o cirrosis, puede ser la causa de la anemia, lo mismo que el consumo de comida chatarra, gaseosas, licor, drogas, vinagre con ácido acético y muchas otras.

TOME NOTA
Francisco Picado trata sus enfermedades con medicina natural, acupuntura, plantas, masaje, sauna, orientación personal y energías. Hay inscripción para cursos de medicina natural y de masajes. Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo Cine Rex 75 varas al lago, mano derecha; y en El Raizón, Km. 20.2 Carretera a Masaya. Teléfonos: 2442888, 2799765 y 8617881. E-mail: terapiasnat@yahoo.com