Salud y Sexualidad

Los frijoles

El cuerpo utiliza mejor el hierro de los frijoles si se ingieren acompañados de otros alimentos que sean fuentes de vitaminas C, como naranja, limón y tomate

¿Existe el peligro que en algún momento y no muy lejano, el consumo de frijoles sufrirá una disminución progresiva como en Costa Rica? En el vecino país se está validando una campaña educativa para aumentar el consumo de frijoles. ¿A qué se debe la disminución del consumo? ¿Sufrió algún desprestigio social este alimento básico de la dieta?
El frijol es el alimento por excelencia de las familias nicaragüenses. Combinado con el arroz se forma el popular gallopinto, el cual constituye un plato muy nutritivo. El primer mensaje de la campaña dice que “los frijoles combinados con arroz son un plato muy nutritivo”.
La proteína de las leguminosas no contiene todos los aminoácidos esenciales, por lo cual es necesario combinarlas con cereales como arroz, maíz, trigo, cebada. Mezcladas de manera correcta forman una proteína de mucha calidad. Además, el frijol es una leguminosa que aporta alrededor de 340 y 360 kilocalorías por cada 100 gramos, por lo tanto, es fuente abundante de energía.

Correcta proporción de la mezcla
La mezcla debe realizarse de la siguiente manera: arroz con frijol: 80:20, es decir, una porción de frijoles y cuatro de arroz o una quinta parte frijoles y cuatro partes de arroz.
Existe la creencia de dar la sopa de frijoles creyendo que previene la anemia. Sin embargo, los frijoles tienen sustancias que inhiben la buena absorción del hierro por el organismo, y pasan al agua de cocción. Por lo tanto, se aconseja dar los frijoles licuados o majados a los niños y no el caldo.
“El cuerpo utiliza mejor el hierro de los frijoles si se ingieren acompañados de otros alimentos fuentes de vitaminas C, como naranja, limón y tomate”. La población no maneja este conocimiento y no es una práctica alimentaria. Necesita ser promovido para aprovechar mejor la bondad de los frijoles. Se puede acostumbrar a los niños echar gotas de limón sobre el puré de frijoles o acompañar con un refresco cítrico.
Con esta campaña se divulgó que “los frijoles tienen ácido fólico, vitamina importante para evitar problemas en el desarrollo del feto durante el embarazo”.
El ácido fólico es un componente esencial en la formación de nuevas células. Debido al alto recambio de los glóbulos rojos y de las células intestinales, estas células son muy sensibles a la deficiencia de folato, que es el ácido fólico. Por ello, su déficit puede causar anemia. El nivel normal de folato en las mujeres en edad fértil es muy importante para prevenir anormalidades en el feto.