Salud y Sexualidad

Una cápsula de vida


Lleva más de cinco mil años de existencia y múltiples bondades que la hacen un aliado fundamental del ser humano.
La lecitina de soya es un derivado del aceite de frijol de soya, que tras varios procesos se puede extraer líquida o en gránulos. Se debe tomar diariamente, pues beneficia el sistema nervioso, digestivo, óseo, genitourinario y la piel. Trabaja a nivel celular y ayuda donde las grasas polisaturadas, o sea, las de origen animal, hacen mucho daño, como es el caso de las arterias, hígado, cerebro, articulaciones y otras partes del cuerpo humano.
Si se observa a los chinos, japoneses y vegetarianos, consumen mucha soya en diferentes maneras, y ordinariamente no padecen enfermedades crónicas como las de occidente. Por otro lado, investigaciones médicas concluyen que es buena para la óptima circulación de la sangre, reduce el colesterol malo, tonifica el cerebro y mejora la memoria. Además, ayuda a las personas con problemas de vesícula biliar e hígado graso; reduce el colesterol y los triglicéridos. Contribuye a eliminar los excesos de grasa en los tejidos. Es excelente, también, para combatir la osteoporosis, es ideal como suplemento alimenticio.
Sus componentes
Uno de los componentes más importante de la lecitina de soya es la colina y el inositol; considerada, la primera, como la última vitamina descubierta que es esencial para el cuerpo humano.
La colina puede influir positivamente en el desarrollo cerebral, inclusive en la función de la memoria, la salud cardiovascular, el funcionamiento del hígado y el desarrollo reproductivo. Se ha observado que ayuda a prevenir y controlar el cáncer de mama por sus moléculas similares a los estrógenos, lo mismo que coadyuva a la producción de semen.
La lecitina de soya abunda, también, en ácido linoléico, ácido alfa-linoléico, ácido oleico, fósforo, potasio y las vitaminas A, B, E y K. Se conoce que las personas que padecen de Alzhaimer tienen deficiencia de acetilcolina, pues la lecitina ayuda a su crecimiento por medio de la colina.
Alimentémonos con soya
Si bien es cierto que es mucho mejor comer soya integralmente, es decir, todo el grano, por razones culturales o de cocina realmente no es fácil. Es por eso que la lecitina de soya, dado que se puede obtener en las tiendas naturistas, es una buena alternativa. Actualmente hay maneras de tomar soya, se puede cocer junto con los frijoles, dejándola remojar por la noche; se puede hacer pinol con soya, añadiéndole maíz y hasta pinolillo. La leche, sobre todo la líquida, es excelente y se puede hacer desde casa. Hay “carne” vegetal o de soya, queso o tofu, que es de soya.
TOME NOTA
Francisco Picado atiende consulta naturista, acupuntura, regulación de peso, masajes, sauna y orientación personal. Ofrece medicinas y productos naturales. Hay matrícula para los cursos de Medicina Natural y Masajes. Antiguo Cine Rex, 75 vrs. al lago, mano derecha, y en El Raizón, Km. 20.2 carretera a Masaya. Telf.: 244 2888, 279 9765 y 861 7881. E-Mail: terapiasnat@yahoo.com