Salud y Sexualidad

Los radicales libres


Están en las emanaciones de fábricas: humo de vehículos, tabaco, medicinas químicas, bebidas artificiales, alcohol, drogas, y hasta en los estados de ánimo que conducen a la depresión y estrés
Francisco Picado
Los estudios de radicales libres en el cuerpo humano han dado explicaciones sobre el origen de muchas enfermedades contemporáneas, como del sistema circulatorio: trombosis, anginas de pecho, infartos o problemas del cerebro, como derrame cerebral, apoplejía, envejecimiento prematuro, entre otras.
Los radicales libres inciden también en el cáncer, cataratas, artritis, esterilidad masculina, retinopatías y complicaciones de nutrición.
Todo lo que existe en el mundo está hecho por átomos, moléculas, iones y enlaces físicoquímicos, sin embargo, hay átomos o grupos de éstos que pueden existir independientes y que tienen un electrón sin pareja, éstos son los llamados radicales libres, mismos que atacan a otros átomos.
El cuerpo sabe qué hacer para deshacerse de ellos o neutralizarlos, pero todo el conjunto debe actuar y para eso debe tener los recursos. Hay elementos que asechan y otros que por deficiencia los promueven. Si sabemos distinguir estos elementos o nos preocupamos por administrarlos viviremos más y con excelente salud.

Cómo perjudican
Los radicales libres están presentes en todo lo que es artificial o producto de la descomposición química, o en las emanaciones de fábricas humo de vehículos, tabaco, medicinas químicas, bebidas artificiales, alcohol, drogas y hasta en los estados de ánimo que conducen a la depresión y estrés. Es por eso que la medicina natural orienta sobre una vida holística, es decir, donde tengamos un buen equilibrio de lo físico, mental y espiritual. Para contener los radicales libres que producen oxidación, como cuando se oxida un hierro o una fruta se pone negra, debemos conocer un poco sobre los antioxidantes.
Los antioxidantes
Lo más indicado para el proceso de oxidación es comer suficientes frutas, verduras y ensaladas, así como tomar suficiente agua. Evitar las comidas grasosas, artificiales, con aditivos; bebidas artificiales, muy azucaradas, exceso de sal, comidas rápidas o excesos en lácteos. Las carnes deben ser comidas con mesura.
Como antioxidante importante se encuentra la Vitamina C, la cual existe en cantidades suficientes en las chiltomas, brócoli, repollo, cebollas, naranjas, limones, mandarinas, rábanos, espinaca. También se pueden tomar en vitaminas, ya sean naturales o químicas. La vitamina E está presente casi en todos los alimentos, pero sobre todo en los aceites de semillas, como soya, ajonjolí, girasol, oliva. También se encuentra en la lechuga y la alfalfa. La zanahoria, frutas y verduras de coloración amarilla producen betacaroteno, que es un producto que elabora el hígado, convirtiéndolo en Vitamina A, que es un gran antioxidante.
Cuando la persona se va liberando, por medio de la dieta adecuada, la vida sosegada y la puesta en práctica de valores ennoblecedores, el cuerpo y el espíritu se rejuvenece y la existencia se vuelve más agradable, la gente lo nota y las enfermedades desaparecen. Sólo se necesita limpiar el cuerpo de los radicales libres y no dar lugar a que ataquen nuestras células para que ellas funcionen eficientemente y nos den salud, juventud y bienestar.