Salud y Sexualidad

La maldición del “sexomnio”


Los primeros estudios acerca del ‘sexomnio’ se realizaron en 1996 por Colin Shapiro, director de la Clínica del Sueño y Alerta de Toronto Western Hospital y su equipo de trabajo. Se trata de una enfermedad diferente a otras parasomnias o trastornos del sueño.
Entre estos trastornos se cuenta el insomnio, mismo que constituye una de las principales quejas de las consultas médicas y psiquiátricas. Existen distintos tipos de trastornos del sueño y se dividen en dos grandes tipos: Disomnias (dificultades para iniciar o mantener el sueño, o somnolencia excesiva) y parasomnias, caracterizadas por conductas o acontecimientos fisiológicamente anormales que ocurren asociados al sueño o a transiciones de sueño-vigilia.
El sonambulismo pertenece al segundo tipo. Y se refiere a los episodios repetidos de actividad motora compleja que aparecen normalmente durante el primer tercio de la noche. A menos que se le despierte durante dicho episodio, la persona no recordará nada al día siguiente. Incluso puede que se sorprenda por lo que haya podido realizar.
Vertiente del sonambulismo
El ‘sexomnio’, concretamente, puede considerarse como una vertiente del sonambulismo. Se trata de conductas sexuales de distintos tipos que se realizan mientras se duerme. Puede tratarse de masturbación o de actividad sexual en pareja. Así, uno de los miembros puede verse sorprendido al descubrir que la otra persona le está incitando a la actividad sexual cuando, de hecho, está dormida.
Las causas del sexomnio no son totalmente claras. A este respecto Shapiro comenta: “Son las mismas que las de otras parasomnias. Cualquiera que duerma profundamente, sufra de estrés o esté bajo los efectos del alcohol u otras drogas tiene posibilidad de sufrirlo. También puede existir un componente genético”.
Es un fenómeno del que se tiene información limitada porque en ocasiones ni la misma persona que lo padece lo sabe. Y si lo sabe puede sentir vergüenza de reconocerlo. Sin embargo, parece más frecuente de lo que la gente se piensa.
Tomado de ellatinoonline.com