Salud y Sexualidad

Claves para un buen sexo

Sin prólogos, sin flores ni cena a la luz de las velas. Nada de romanticismo. Las demostraciones de devoción y amor están bien, pero esta vez estamos hablando de sexo rápido

Ya sabemos que el buen sexo requiere tiempo, caricias y un trabajo pausado y metódico. Pero el sexo express puede ser una descarga importante de adrenalina de vez en cuando, sin olvidarnos que puede cumplir más de una fantasía. Sobre todo porque su gracia reside, en gran parte, en los sitios donde se practica, casi siempre prohibidos o poco aconsejables.
Claro, la posibilidad de que los sorprendan haciéndolo puede significar el rush de emoción que estamos buscando. Pero, para no perder el trabajo, aconsejamos elegir una postura amatoria que no se identifique habitualmente con el sexo.
Para que no tengas esos problemas, te aconsejamos estás posiciones:

Sentado:
Si eligen un banco en el parque, lo mejor será que ella lleve una falda larga, de forma que se pueda sentar sobre vos sin que se evidencie lo que tenés entre manos, o piernas.

No molestar:
Si se pueden escapar al baño, acercate a ella por detrás, dale la vuelta suavemente (aunque no viene mal un poco de sorpresa) y levántala hasta alcanzar la altura necesaria. Tendrás que ser fuerte de brazos para soportarlo, pero no te preocupés, serán sólo unos minutos.

Contra la pared:
Ella de frente a la pared, un poco encorvada, y vos sujetándola por la cintura. Una vez más, las faldas son recomendadas. Atención, en el fragor de la pasión no se olviden de mantener el silencio, no sea que alguien más entre al baño y escuche todo.

La variedad de sitios donde hacer el sexo puede ser tan variada como lo sea tu pasión por el riesgo. Algunos lugares son muy comunes, pero no por eso menos atractivos:

T En los servicios públicos de un restaurante o shopping: un clásico.
T En las cabinas telefónicas: una maniobra complicada, arriesgada y cada vez más esporádica... ¡ya no quedan cabinas!
T En la discoteca: sólo se necesita un rinconcito y un poco de adrenalina. ¡Y aquí sí puedes gritar!
T En el auto: nomás basta con aparcar en algún lugar oscuro y tranquilo, pero ¡cuidado con la Policía!
T En el probador: a algunos les excita ver a su pareja probarse ropa, y quitársela para hacer un rápido.
T En la oficina: mirá a tu alrededor y reflexioná. ¿No es una idea genial?
T En el baño de un avión: sólo para aventureros. Los que lo probaron dicen que es una experiencia única.
T En la ducha: es la opción más cómoda y discreta. Seguro que ya lo has probado.
T En el cine: A veces, las películas estimulan. Con tanta oscuridad, y si la sala no está llena ¿por qué no?
T En los pasillos y/o escaleras de edificios: rapidito, un express antes de ir a visitar a la abuela.

www.terra.com