Salud y Sexualidad

Obispos contra homosexualidad

Reunidos esta semana en Nueva Orleans, los obispos anunciaron que no autorizarán el uso de los rituales de la Iglesia para bendecir matrimonios homosexuales

En un intento por evitar el cisma de la Iglesia, los obispos episcopalianos de Estados Unidos instaron a los líderes anglicanos a abstenerse de designar como sacerdotes a gays o lesbianas.
Reunidos esta semana en Nueva Orleans, los obispos también anunciaron que no autorizarán el uso de los rituales de la Iglesia para bendecir matrimonios homosexuales.
No usar los ritos de la iglesia
En una declaración, señalaron que debe “ejercerse moderación al no autorizar la consagración de algún candidato al episcopado cuyo estilo de vida sea un desafío para la Iglesia y produzca mayores tensiones para la comunión”.
Añadieron que los obispos reconocen que “las personas no célibes, gay y lesbianas están incluidas entre aquellas”, a quienes se aplica el mensaje.
Sobre las parejas del mismo sexo, la declaración incluyó la promesa de los obispos de “no autorizar” el uso de su “diócesis o cualquier ritual público para bendecir las uniones homosexuales hasta que haya un mayor consenso”.
Un llamado a la unidad
La Iglesia Episcopaliana de EU es la rama de la Iglesia Anglicana que tiene 77 millones de miembros en todo el mundo.
El líder espiritual de la Iglesia Anglicana, Rowan Williams, arzobispo de Canterbury, asistió a los dos primeros días de la reunión para formular un llamado a la unidad de sus fieles.
El llamado a la moderación contenido en la declaración fue criticado por miembros conservadores de la Iglesia Episcopaliana, quienes señalaron que no fue lo suficientemente tajante al prohibir de manera absoluta la ordenación de obispos homosexuales.
Sin embargo, también reconocieron que constituye un esfuerzo para impedir la división de la Iglesia.
“Hubiese querido una mayor claridad, pero creo que por ahora está bien”, señaló el obispo conservador Bruce MacPherson.
El primer obispo gay
La posibilidad de un cisma, o discordia, en la Iglesia Episcopaliana de EU se planteó en 2003, cuando fue consagrado como Gene Robinson el primer obispo abiertamente homosexual.
El escándalo causado por su ordenación episcopal impulsó a los obispos reunidos en África a comienzos de este año a pedir que la iglesia estadounidense deje clara su decisión de no volver a ordenar como obispo a un homosexual, ni que permita la unión de parejas del mismo sexo.