Salud y Sexualidad

Frutas medicinales


Las frutas que deliciosamente comemos y que nos alegran los sentidos con sus colores, sabores y formas, también son medicinas deliciosas que prevén y curan muchas enfermedades que nos aquejan.
Problemas digestivos, renales, hepáticos, parásitos y muchas otras patologías se alivian deliciosamente con nuestras frutas. Es mejor comer las frutas de la estación, maduras, sin aditivos como azúcar, sal, vinagre, pimienta, chile u otras sustancias. Se pueden tomar en jugos, principalmente. En refrescos no es aconsejable, a no ser por el gusto, sabor o hábito. Debemos comer unas cuatro porciones diarias de fruta fresca y es mejor hacerlo antes de las comidas, ya que éstas, generalmente, promueven una reacción alcalina en el estómago.
Manzana: una de las propiedades más importante es la cantidad de celulosa que tiene y la ‘pectina’ que favorece las funciones digestivas. No contiene muchas grasas ni proteínas, y abunda en vitaminas y minerales, lo que la hace ideal para las dietas. Tiene mucho fosfato y potasio, elementos que ayudan a los riñones. No es bueno comer las semillas de las manzanas. Sirve para la diarrea y el estreñimiento, ya que la pectina y las fibras se unen para optimizar el intestino.
Piña: tiene tanta vitamina C, como la naranja. Ayuda a los tratamientos de riñones, indigestión y la acidez del estómago. Por su fibra, se aconseja para reducir la obesidad. Ayuda a las mujeres cuando hay exceso en la menstruación. Se puede combinar con zanahoria, apio y perejil como desayuno, con lo que se logra un promedio de cuatro a cinco libras menos a la semana. Algunas personas muestran alergia, sobre todo en la garganta. Quienes tienen diabetes deben comerla con mesura.
Banano: puede que junto a las naranjas sea la fruta más comida en nuestro país. Tiene gran cantidad de carbohidratos, dando mucha energía, lo mismo que potasio, lo que hace tener la mente despierta. Es bueno para curar y prevenir los calambres. Uno de mis maestros de naturismo decía que un ser humano podría vivir toda su vida bien nutrido sólo alimentándose con bananos. Cuando un niño tiene problemas de estómago, si hace un ayuno de sólo banano, sanará.
Coco: es rico en magnesio, calcio, potasio, grasas y carbohidratos. Da mucha energía a la persona, lo mismo que fortalece los huesos y articulaciones. Se puede tomar el agua que es como un suero natural y ayuda a los riñones, lo mismo que la pulpa. Comer un coco entero grande equivale, en calorías, a un buen almuerzo. Extrae parásitos, lubrica la piel y es una buena fibra. Del coco se hace leche, pan, cajetas, se añade a comidas, sin embargo; la mejor manera es comerlo crudo y saborear su agua.
Naranjas: es la fruta más consumida en nuestro medio. Es muy tolerable, a excepción de las personas que tienen estómago delicado. Lo mejor es comerla entera o en jugo. Cuando le ponemos agua, fuego, azúcar, sal, pierde sus propiedades más importantes. La naranja es desintoxicante, diurética, antiséptica y aporta muchas vitaminas. Si todos los días tomamos unas seis onzas de jugo de naranja con zanahoria y apio, oxigena su cerebro, fortalece el sistema inmunológico y fija los nutrientes.
Hay otras frutas como el mango, que tienen muchas vitaminas, fibras y azúcares, la guanábana ayuda a quitar dolores; el níspero, el zapote y el sunzapote son ricos en calorías. Los jocotes, limones y limas son cítricos que proporcionan vitamina C, principalmente. Dicen los naturistas clásicos que hay que comer frutas de todos los colores y no se recomienda comer revueltas ácidas con dulces. Es mejor comer las cítricas por la mañana y las dulces por la tarde. Comamos frutas varias veces al día y todos los días.
TOME NOTA
En la Clínica de Terapias Naturales el Tp. Francisco Picado, atiende consulta naturista y acupuntura. Se aplican masajes y sauna; hay programa de regulación de peso y balance de energías. Visite nuestra farmacia natural. Antiguo Cine Rex, 75 vrs. al lago, mano derecha. T. 244 2888 861 7881. E-Mail: terapiasnat@yahoo.com