Salud y Sexualidad

El hablar alivia las penas

El efecto de esta confesión es sorprendente, pues no sólo libra las tensiones, también ayuda a sanar con más rapidez el cuerpo

“Cuéntame tus problemas, habla con libertad, y serás libre”, sabio consejo para aliviar las penas. Es sabido que el hablar alivia, es como dejar ir las penas al viento, esta muestra de sabiduría popular posee un gran mérito: aliviar un corazón atribulado parece ser un buen remedio.
Científicamente se ha demostrado que cuando las personas hablan de sus penas, recuerdos, pensamientos, tienen beneficios médicos, por ejemplo, escribir las experiencias traumáticas de la vida, o sobre alguna preocupación dominante en ese momento, es antiestrés.
Efecto sorprendente
El efecto de esta confesión es sorprendente: se ha podido observar que al cabo de algunos meses, escritos que han presentado más pruebas de “sentimientos turbulentos” mostraban las más marcadas mejorías a nivel del sistema inmunológico, al expresar estados de ansiedad, tristeza, ira y cualquier sentimiento que le pueda provocar.
Por supuesto, ese proceso está relacionado con lo que sucede cuando la gente explora esos conflictos en la psicoterapia.
Esto es muy bien visto, cuando se le trata psicológicamente a un paciente que ha sufrido de una cirugía éste suele mejorar más notoriamente que aquellos que sólo reciben tratamiento médico.
Veamos un ejemplo: según observaciones realizadas a pacientes mujeres con cáncer de mama avanzado, con metástasis, después de un tratamiento inicial, que a menudo incluye la cirugía, el cáncer de estas mujeres había reaparecido y se estaba extendiendo a todo su cuerpo.
En términos clínicos, que el cáncer las matara sólo era una cuestión de tiempo, el propio médico que las observaba estaba sorprendido por los descubrimientos: las mujeres que padecían de cáncer de mama avanzado y que asistían a reuniones semanales con otras pacientes sobrevivieron el doble de tiempo que las mujeres que padecían la misma enfermad y que la enfrentaban solas.
Las mujeres que asistían a los grupos vivieron más, lo que supone que un aumento en la esperanza de vida de esas pacientes más allá del alcance de cualquier medicación o cualquier otro tratamiento médico.
Cuerpo y mente
Como se puede observar, por un lado, hablar, expresar lo que se vive, lo que se siente, ayuda de mucho, por otra parte, el recibir atención, escuchar y animar, fortalece, prolonga la vida y ésta es de mejor calidad.
Todos los pacientes que sufren esta enfermedad u otra deberían velar por la salud emocional, así como la médica y la espiritual, por supuesto.
Lic. Ledia Gutiérrez Lanzas
Psicóloga clínica
Consultorio psicológico Mente Sana
Reparto Bello Horizonte B II 84
Teléfonos 2490536 Y 8122460
E=lediagutierrez@cablenet.com.ni