Salud y Sexualidad

En cuerpo sano, piel sana

El verdadero tratamiento de la piel debe comenzar desde dentro, es decir, observando la vida interna de nuestro organismo

La piel de nuestro cuerpo es nuestra tarjeta de presentación. Ella nos muestra cómo somos, nuestra raza, edad, actividad, salud, enfermedad, higiene, belleza y muchos otros detalles.
Considerado el órgano más grande del cuerpo, la piel sirve de escudo del cuerpo, pues enfrenta al aire, la temperatura, toxinas, bacterias, microbios y virus. Los naturistas antiguos llaman a la piel el tercer riñón, y se comprueba, ya que el sudor tiene similitud con la orina.
La piel nos delata
La piel manifiesta la situación interna del humano. Muchos médicos tratan la piel sólo con cuidados externos, con pomadas, geles, ungüentos, bloqueadores, cremas y muchas otras sustancias llamadas cosméticas. El verdadero tratamiento debe comenzar desde dentro, es decir, observando la vida interna de los sistemas, órganos y vísceras.
Hay que observar la nutrición, hidratación, contaminación y hábitos del paciente. Si su cuerpo está en equilibrio o en salud, su piel no manifestará lo contrario. Los tratamientos externos, según el caso, son indispensables pero complementarios.
La piel tiene tres capas: la epidermis, que es la capa externa, la dermis, que es la intermedia, y la hipodermis, que es la más profunda. Por los diferentes desequilibrios de la salud de la persona, la piel presenta cambios como coloraciones diferentes, agrietamientos, resequedad, descamación, picazón o prurito, asperezas, granos, manchas, inflamaciones, quemaduras, llagas y hasta necrosis o muertes parciales de la piel.
La piel reacciona de a modo de alergias, al moho, a los alimentos, a los productos químicos, incluyendo a las medicinas farmacéuticas, a las picaduras de insectos, a algunas plantas por contacto o por tomarlas, a los artículos de limpieza, al sol, al viento, al alcohol, a las temperaturas y hasta al miedo, temor o terror.
Cualquier manifestación extraña en la piel es signo de que algo pasa en el cuerpo, ya sea localmente en el área que aparece o en otra parte del mismo. Si la incidencia es pasajera o ya se conoce y controla, no hay problema, pero si persiste sin saber su origen y desarrollo, es mejor consultar con su naturista o médico.
Enfermedades comunes
El pie de atleta, que se manifiesta con inflamación, descamación, grietas, mal olor y picor entre los dedos. Los eccemas o dermatitis, que se dan muchas veces en los pliegues de las extremidades o en roces de piel. El sarpullido y urticaria muy bien conocidos entre nosotros; el sarampión y la varicela.
Merece especial atención la escabiosis o sarna, que es una especie de parasitosis externa y que es transmisible por ocupar ropas ajenas o dormir en lugares sucios. La seborrea, que es una manifestación granosa y grasosa que ordinariamente se presenta en el cuero cabelludo, pero que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Lugar aparte tienen las manchas en la cara, pecas, lunares, mezquinos, entre otras manifestaciones.
Para conservar la piel sana y para tratar muchas de estas enfermedades están la alimentación natural, la higiene del cuerpo, del vestuario y del medio ambiente. Hay que tomar plantas depurativas como la cola de caballo, llantén, diente de león, encina, caléndulas, sábila y manzanilla. Uno de los mejores aliados es la arcilla, como cataplasma o mascarillas, la miel y el propóleo. Las saunas y la acupuntura benefician mucho. Cada enfermedad de la piel tiene su tratamiento específico, y tanto la medicina natural como la medicina general pueden hacer mucho por su piel.
TOME NOTA
La Clínica de Terapias Naturales y Spa, atendida por el Tp. Francisco Picado, ofrece consulta naturista y acupuntura; sauna y masajes; regulación de peso y orientación personal. Cursos naturistas y productos. Antiguo cine Rex, 75 vrs. lago, mano derecha. Telf.: 244 2888. Cel.: 861 7881. Email: terapiasnat@yahoo.com
xxx