Salud y Sexualidad

Odontología y VIH/sida

Durante un dolor de muelas nadie se pone a pensar sobre la posibilidad de contagiarse de alguna enfermedad cuando visita al odontólogo, pero es bueno tener en cuenta algunos datos sobre esta posibilidad

Hay que tener en cuenta que la única manera en la que puede transmitirse el VIH durante el tratamiento dental es cuando se entra en contacto con la sangre de un individuo infectado con el virus. Para proteger a todos sus pacientes y a todo el personal del consultorio, los odontólogos profesionales adoptan los métodos necesarios para evitar la contaminación.
Los odontólogos siguen rutinariamente normas de higiene y de control de infecciones o “procedimientos obstaculizantes”, para prevenir la transmisión de la infección durante el tratamiento dental: la limpieza y la esterilización a fondo de los instrumentos, superficies, entre otras cosas.
Después del tratamiento, el uso de artículos desechables, como guantes, agujas para la anestesia local, son los medios que emplea su odontólogo durante su trabajo para proteger a los pacientes.
La “información” que los pacientes tienen acerca del VIH/sida muy a menudo proviene de lo que leen en la prensa o ven por televisión. A veces no están realmente muy informados acerca de los pequeños riesgos que pueden correr durante el tratamiento dental de contraer el VIH, ya que los odontólogos siguen ciertas normas establecidas para dar seguridad a los pacientes. Por otra parte, es de destacar que el VIH es un microorganismo muy débil, en lo que concierne a la virulencia fuera del organismo.
¿Puede propagarse el VIH/sida a través de la saliva?
No. Aunque algunos informes mencionan que en la saliva de cierta gente infectada con el virus se han hallado diminutas cantidades del VIH, en ninguna parte del mundo hay evidencia de que la infección puede propagarse simplemente a través de la saliva. El uso, entre cada paciente, de vasos descartables o esterilizables para los enjuagues bucales asegura que es prácticamente imposible la contaminación durante el tratamiento dental.
Con frecuencia los pacientes hacen preguntas sobre la saliva, ya que se la considera como un posible portador del virus. Aunque inicialmente se pensó que quizás había un cierto riesgo de transmisión a través de la saliva, no existe evidencia alguna que confirme esta opinión.
De todos modos, el poder de contaminación del VIH es mucho menor, digamos, que el del virus de la Hepatitis B, que también ha sido aislado de la saliva. Para tranquilizar aún más a los pacientes, se les puede mencionar que la gente infectada con VIH/sida besa y es besada, y que comparte tenedores y otros utensilios con sus esposos y familiares.
¿Se ha contagiado alguna vez una persona durante el tratamiento dental?
Sí. En un consultorio en los Estados Unidos se cree que varios pacientes fueron infectados por un odontólogo que ahora ha fallecido a causa del sida. Sin embargo, las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades revelaron que el odontólogo a veces no tomaba las precauciones recomendadas por la Asociación Dental Americana con respecto a la infección cruzada.
Fuente: www.odon.edu.uy/CONSEJOS/consejos.htm