Salud y Sexualidad

Medicina china


La medicina china es de las más buscadas como alternativa para afrontar enfermedades de una manera menos convencional.
Ésta considera que hay diferentes causas para que las enfermedades se produzcan. Algunas provienen del interior, como la ira, alegría, tristeza, la preocupación, el miedo o el terror.
Demasiada alegría puede dañar al corazón, la ira daña al estómago y al bazo, la tristeza, el miedo y los dolores persistentes dañan los riñones. Otras causadas a nivel externo se derivan del viento, fuego, calor, frío, sequedad, humedad y el calor del verano.
A continuación le presentamos en detalle los factores externos e internos que causan algunas enfermedades, según la medicina oriental:

Viento: es llamado “Yang”, causa movimiento, cambios repentinos, temblores y oscilaciones. El viento externo causa impacto, penetra el cuerpo y en no pocas ocasiones es aliado del frío o la resequedad. Ordinariamente afecta los pulmones y las vías respiratorias, y ese “Yang” se convierte en calor o fiebre, volviéndose, Yin, y viceversa, provoca flemas, dolor, boca seca y otros síntomas de calor o de frío. Hay un viento interno, el cual se relaciona con el hígado. Éste es más pernicioso porque estremece al cuerpo desde adentro, y las enfermedades son más serias y se asocian a otros órganos. Ataca en la enfermedad de Parkinson, apoplejía y epilepsia.

Frío: a éste se le llama Yin y contrae el cuerpo, restringe el movimiento, quita el calor del cuerpo y provoca estancamiento. El frío trae dolor, afecta los pulmones, estómago y bazo. Da lugar a dolores abdominales, vómito, diarrea; afecta los órganos genitales y el hígado. El frío produce escalofríos y se le asocia al miedo. El frío externo se da por las condiciones climatológicas naturales o artificiales, e internamente por un desequilibrio del estómago y el bazo.

Humedad: se le conoce como Yin, suele ser pesada, persistente y tarda en desaparecer. Causa pereza, los miembros se vuelven pesados y cansados, hay confusión mental. Los líquidos se vuelven espesos y la lengua pegajosa. El bazo se pone lento y no transforma ni transporta su energía. Molesta las articulaciones y provoca dolor e inflamaciones. La humedad suele combinarse con el frío y el calor. El bazo se afecta por la humedad y, también, por la dieta inadecuada, por comer productos que producen flema; cuando ésta es a nivel interno produce hipertensión y vértigo.

Fuego y calor: el fuego y el calor son de naturaleza Yang y son calientes, y como tal conducen al movimiento y secan. Producen fiebre, inflamación, ojos irritados, erupciones en la piel, piel seca, estreñimiento, orina escasa y amarilla. También producen hiperactividad, nerviosismo, delirio, neurosis o manías. Los trastornos del fuego se asocian al hígado, estómago y los pulmones. El fuego arde hacia arriba y afecta al cerebro, y por tanto hay cambios neurológicos, de conducta o personalidad.

Sequedad y calor de verano: estas manifestaciones son Yang y son menos importantes que las anteriores. La sequedad es una extensión del calor y produce mayor impacto en los fluidos corporales. Puede agrietar la piel, labios y dar lugar a una tos seca y sin flema. El calor de verano está asociado a la prolongación del fuego, provoca deshidratación.
Hay otros factores como la herencia, el estilo de vida que la persona lleva, el tipo de trabajo que ejerce, la actividad corporal, el ejercicio o la vida sedentaria y sobre todo, la dieta. Si guardamos un equilibrio, viviremos sanos por mucho tiempo.

TOME NOTA
El naturista y acupuntor Francisco Picado atiende consulta médica, acupuntura, regulación de peso, masajes, sauna y orientación personal. Hay medicinas y productos naturales. Solicite información sobre el Curso de Medicina Natural y de Masajes. Antiguo cine Rex, 75 vrs. al lago, mano derecha, y en El Raizón, K. 20.2 Carretera Masaya. Telf.: 2442888–2799765–8617881. E-mail: terapiasnat@yahoo.com