Salud y Sexualidad

El eucalipto

Esta planta se utiliza tanto para combatir enfermedades respiratorias e infecciones, como para alejar a ciertos insectos

Una fabulosa planta a la que tenemos fácil acceso y que la mayor parte de la población sabe algo sobre ella es el eucalipto. Es originaria de Australia y tiene muchos usos: ornamentales, maderables, agrícolas, industriales y medicinales.
Se usa para combatir la tos, gripe, resfríos, asma, calentura y ronquera. Sin embargo, los modernos laboratorios han encontrado otros beneficios para la salud, así el eucalipto es un excelente antibactericida, es decir, combate algunas infecciones y tomándolo regularmente, proporciona defensas al sistema inmunológico de las personas.
El eucalipto tiene ciertos aceites como el terpeno eucaliptol, el alfa-pinen, borneol y myrtenol, que son los que ofrecen las bondades para mejorar nuestra salud. Se recomienda mantener cortadas hojas de eucalipto para usarlas un poco secas, ya que así se consolidan mejor los aceites esenciales que contiene.
Modos de tomar
Modernamente se usa el eucalipto en cápsulas y gotas, siendo excelentes medios para poder tomarlo con facilidad y llevarlo al colegio o lugares de trabajo, además que conserva las dosis médica de una manera adecuada. Sin embargo, también lo podemos hacer en infusión, que la mayoría de la gente llama té o ‘cocimiento’.
Para este remedio casero se ponen tres hojitas de eucalipto, un poco secas, para una taza. Se observa que las hojas estén sanas y que conserven el color verde natural. Se pone el agua a hervir, cuando ya está hirviendo, se echan las hojas, se tapa la olla y se apaga el fuego. Espere que se enfríe y endúlcelo con miel de abejas. También puede combinarlo con unas hojitas de zacate de limón o lo que su terapeuta naturista o “abuela” le recomienden. Debe tomar de tres a cinco tazas diarias hasta que mejore.
Para las enfermedades respiratorias, sobre todo para la tos o ronquera, se puede hacer, caseramente, un excelente jarabe con cuatro onzas de miel de abejas con una cucharada de esencia de eucalipto. La miel se pone a fuego lento, cuando está un poco caliente, se tapa, enfría y envasa. Esto se da a niños o adultos a razón de una cucharadita a niños menores de 12 años y una cucharada a adultos por tres veces al día, hasta mejorar la enfermedad.

También es repelente
Para los que no quieran usar mosquitero o repelente para los zancudos, si por espacio de un mes toman eucalipto, al menos dos tazas diarias, notarán que los zancudos y otros insectos se les alejarán, porque al transpirar, los aceites esenciales del eucalipto son repelentes para esos insectos. Igualmente, si siembran árboles de eucalipto alrededor de la casa, ahuyenta a ciertos insectos, entre ellos los dañinos zancudos. De las ramas del eucalipto también se prepara una especie de carbón que con otras plantas son excelentes para las enfermedades del sistema digestivo y que es bien común en nuestra población.
También se puede usar las hojas del eucalipto para hacer inhalaciones que beneficien las vías respiratorias. Se pone a hervir agua en una olla, se echan unas 12, hasta 20 hojas de eucalipto, y cuando está hirviendo se coloca una toalla en la cabeza e inhala el vapor. Para úlceras, heridas o llagas infectadas se puede usar el cocimiento de las hojas o cortezas del eucalipto en ‘faumentos’ al menos una vez al día hasta que vaya mejorando y cicatrizando.